La Ilustre Hermandad y Cofradía del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de las Penas ha visto deslucida, también, su Estación de Penitencia por las calles de Linares, como consecuencia de la lluvia que empezó a caer minutos después de las seis de la tarde.

Como novedad este año, el Descendimiento comenzaba su desfile procesional a las 16.30 horas desde la Parroquia de Santa Bárbara para, así, poder pasar antes por Carrera Oficial y evitar que las tres hermandades del Viernes Santo se “entorpecieran” por la zona centro de Linares.

Una vez que el cortejo procesional se encontraba entre la Avenida de San Sebastián y la calle Julio Burell, una ligera llovizna, acompañada de varias rachas de viento, comenzó a hacer acto de presencia. Con el paso de los minutos, aumentó la intensidad de las precipitaciones, de ahí que se tomara la decisión de regresar al Templo sin haber podido pasar por la Carrera Oficial.

Por culpa de la meteorología, muchos linarenses se han quedado este año sin poder disfrutar de la Estación de Penitencia del Descendimiento, una Hermandad que ha experimentado una importante evolución en los últimos años y que se deja notar, como aspecto más significativo, en su proyecto de mayor envergadura, el nuevo Paso de Misterio portado por 54 costaleros.

Texto: J.J.: García Solano
Fotos: Ivan Casasempere
Vídeo: Jordi Casasempere