Con la idea de conocer y a la vez proteger el patrimonio arquitectónico de la Guerra Civil Española existente en la provincia, la Universidad de Jaén ha publicado un libro en el que se recogen, a modo de catálogo y guía, los que aún se conservan que suponen en torno a una treintena de construcciones.

La Vicerrectora de Extensión Universitaria, Deportes y Proyección Institucional, Ana Mª Ortiz, y el Director del Secretariado de Publicaciones, Fundaciones Culturales y Proyección Institucional, José Ángel Marín, presentaron este jueves el libro, titulado ‘Un patrimonio por descubrir: vestigios arquitectónicos de la Guerra Civil’, obra del profesor de Didáctica de las Ciencias Sociales Santiago Jaén Milla.

La publicación recoge los resultados de una investigación realizada desde la Universidad de Jaén, y financiada por la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, con el objetivo de realizar un censo a nivel provincial de los vestigios arquitectónicos de la Guerra Civil Española que aún se conservan en esta provincia.

“La idea es conocer y proteger este patrimonio, que hasta hace una década no solo no se conservaba, sino que estaba mal visto por las connotaciones negativas que representa, a pesar de construirse como la misma intencionalidad que las fortalezas medievales o los oppidum iberos”, comentó el autor. En este sentido, Santiago Jaén advierte que si se quiere aprovechar en un futuro, “hay que conservarlo ahora”. Un aprovechamiento que se puede realizar desde el punto de vista turístico como generador de riqueza, pero también desde el punto de vista formativo. “Este patrimonio está sirviendo para que los alumnos conozcan la historia en la historia, con lo que conseguimos motivarlos y que se interesen, debido al valor incalculable para formar en valores que tiene”, declaró.

En el libro, que tiene la pretensión de servir de catálogo y guía de la arquitectura defensiva de la Guerra Civil, aparecen reseñadas 28 construcciones (2 casamatas, 1 nido de ametralladoras, 1 fortín antitanques, 4 reductos, 8 refugios antiaéreos, 2 puestos de observación, 8 trincheras y dos campos de batalla), y también aparecen referenciados varios campos de concentración.

Cada una de las fortificaciones reseñadas, tras ser ubicada geográficamente, es analizada desde el punto de vista de la estrategia militar, materiales de construcción y uso que tuvo la misma, durante y después del conflicto. Todo ello acompañado con abundante documentación gráfica (fotografías y planos) de cada uno de los vestigios. Asimismo, se muestran dos ejemplos de recuperación y musealización de refugios antiaéreos, localizados en Arjonilla y Jaén, que han sido abiertos a la ciudadanía.

Foto de la presentación

Foto de la presentación