El pasado 15 de febrero, la CNT de Jaén se sumó a la jornada de movilización confederal contra el paro. No obstante, la militancia de Jaén decidió enfocar la jornada en un sentido amplio, saliendo a la calle también para denunciar la ola de despidos que entienden asociada a la aplicación de los recortes en el ámbito de lo privado y lo “público”, y los despidos que entienden represivos que aseguran que las empresas ejecutan con el ánimo de “silenciar cualquier demanda de derechos”.

En ese sentido, varios militantes de la CNT de Jaén realizaron un primer reparto de panfletos en la Universidad de Jaén. En el reparto se estuvo informando a un gran número de trabajadores y estudiantes de la Universidad. CNT de Jaén entiende la lucha en el ámbito universitario como una lucha transversal, en la que profesores, trabajadores, estudiantes e investigadores.

Posteriormente, ya por la tarde, un buen grupo de miembros de CNT se desplazaron hasta Linares, donde se concentraron en la puerta de la empresa Esymo Metal, empresa que  desde el sindicato aseguran que se despidió a un trabajador en la sede que esta empresa tiene en una localidad de Toledo, dicen, “por realizar una serie de reclamaciones laborales mínimas”.

Sindicalistas de la CNT a las puertas de la empresa linarense

Sindicalistas de la CNT a las puertas de la empresa linarense