Existe la convicción generalizada de que el Club Bilderberg es el embrión de un hipotético futuro gobierno mundial en la sombra, si no lo es ya.  Pero ¿Cómo sería ese gobierno?

Con  acceso a los archivos de ese club tan secreto, Thierry Meyssan , periodista y activista político francés, señala que esa imagen es una pista falsa destinada a enmascarar la verdadera identidad y la real función del Grupo: el Bilderberg es una creación de la OTAN. Su objetivo es convencer a los líderes y manipular a través de ellos a la opinión pública para llevarla a aceptar los conceptos y acciones de la Alianza Atlántica.

De otro lado, el filósofo y lingüista norteamericano Noam Chomsky, sin contradecir en absoluto a Meyssan, publica un decálogo, en que se reafirma en las actividades de este Club nacido en 1954,  y  que actualmente, unas ciento cincuenta personas con el máximo poder económico, financiero y político, se reúnen anualmente a puertas cerradas y bajo una seguridad absoluta durante tres días, sin que después se sepa  nada de lo tratado.

Tras la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética, el periodismo de investigación comenzó a interesarse por el Club Bilderberg ante la posibilidad de que se constituyese en  el embrión de un gobierno mundial, en que por defecto estarían aunadas  todas y cada una de las principales decisiones políticas, culturales, económicas y militares desde su creación hasta la actualidad.

En aras de saber lo que realmente es y lo que no puede ser el Club Bilderberg, dice Meyssan: “me di a la tarea de buscar documentos y testigos. Tuve acceso a todos sus archivos correspondientes al periodo que va desde 1954 hasta 1966 y a muchos documentos posteriores y he podido conversar con uno de sus antiguos invitados, a quien conozco desde hace mucho tiempo” Ningún periodista, ni lo escritores que han popularizado los actuales clichés, ha tenido acceso a tantos documentos internos del Club Bilderberg, como este hombre.

En su primera reunión, setenta personalidades provenientes de 12 países participan en 1954 en la primera fundación del Grupo. Un seminario de 3 días, del 29 al 31 de mayo, que se desarrolla cerca de Arnhem, en los Países Bajos. Los invitados se reparten entre dos hoteles cercanos pero los debates se desarrollan en el establecimiento principal con cuyo nombre se conocerá el Grupo, esto es, Bildelberg.

Las invitaciones, que llevan el membrete del Palacio de Soestdijk, resultan bastante oscuras: «Apreciaría muchísimo su presencia en el congreso internacional, sin carácter oficial, que tendrá lugar en los Países Bajos a finales del mes de mayo. Este congreso desea estudiar cierto número de cuestiones de gran importancia para la civilización occidental y tiene como objetivo estimular el goodwill ( “buena voluntad”]) y el entendimiento recíproco gracias al libre intercambio de puntos de vista». Las invitaciones llevan la firma del príncipe consorte de los Países Bajos, Bernhard zur Lippe-Biesterfeld, y van acompañadas de varias páginas informativas de índole administrativa sobre el transporte y el alojamiento. Lo más que permiten saber es que habrá delegados de Estados Unidos y de 11 Estados de Europa Occidental y que se realizarán 6 sesiones de trabajo de 3 horas cada una

Dado el pasado nazi del príncipe Bernhard, quien fue miembro de la caballería de las SS de Hitler, hasta su matrimonio en 1937, con la princesa Juliana, y el contexto del “mccarthysmo” de aquella época (recuerden la caza de brujas) resulta evidente que las «cuestiones de gran importancia para la civilización occidental» tienen que ver no sólo con la lucha contra el comunismo, sino con el gobierno económico del planeta  en manos de unos pocos de este Club. En un amplio y certero sentido en  investigación Chomsky, elabora el decálogo por el que se rige este Club:

1- La estrategia de la distracción: se introducen elementos que desvíen la atención del pueblo para poder ellos operar libremente.
2- Crear problemas, y después ofrecer soluciones: Así veremos al poder como salvador de situaciones conflictivas.
3- La estrategia de la gradualidad. Introducir cambios en la sociedad muy lentamente, para que gradualmente sean aceptados como algo inevitable.
4- La estrategia de diferir: Es decir, presentar al pueblo “decisiones dolorosas pero inevitables”, para que nos vayamos acostumbrando cuando se implanten.
5- Dirigirse al público como criaturas de poca edad: Algo así como “Su empresa amiga, personas que cuidan de personas” Estamos hartos de verlo.
6- Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Entrar a las personas por su sensibilidad y no por la realidad.
7- Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Un pueblo que no piensa es fácil de domesticar. Cuanto más bajos sean los niveles educativos, cuanta menos cultura, mucho más manipulables seremos.
8- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad y aceptarla como imperativo de moda. Basta ver todos estos programas en TV que pertenecen a los extrarradios culturales de la sociedad.
9- Reforzar la auto-culpabilidad. Haciendo creer al individuo que él solo es el causante de sus desgracias, como por ejemplo: “Hemos vivido por encima de nuestra posibilidades”
10- Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

Han secuestrado el sentido crítico de la ciudadanía, haciéndonos ver que el mundo es demasiado complejo para entenderlo y hemos de dejarlo en manos de expertos.

Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 estrategias de manipulación” a través de los medios, en su libro “Armas silenciosas para guerras tranquilas”

 Chomsky hace referencia a ese escrito en su decálogo de las “estrategias de manipulación”. Filósofo, activista, autor y analista político. Es profesor emérito de lingüística en el Mit y una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo xx, reconocido en la comunidad científica y académica por sus importantes trabajos en teoría lingüística y ciencia cognitiva en los Estados Unidos.

Protestas contra el Club

Protestas contra el Club