Este pasado fin de semana los seis ganadores del “I Concurso Infantil de Pintura – Derechos de los niños”, organizado por La Casa Pintada, que tuvo lugar el pasado verano, recibieron su premio más preciado. Los pequeños artistas tuvieron su recompensa pintando un mural junto a uno de los grandes del graffiti mundial, nuestro paisano Belin. El lugar escogido no podía ser otro que el que pretende ser todo un referente de la cultura de la ciudad: “El Silo Pintado”.

Esta iniciativa ha pretendido que los niños se involucren en el arte, que empiecen a motivarse por la plástica y olviden la televisión o los videojuegos.

Los artistas posan junto a la obra

Los artistas posan junto a la obra