El pasado martes, 15 de enero, a las 14 horas empezó con una comida la actividad principal de la ya tradicional “Lumbre de San Antón” que organiza cada año el Centro de Educación Permanente Paulo Freire. Con este acto se intenta recuperar esta tradición popular, tal como se hizo hace unos años con las “Cruces de Mayo”. Ésta ha sido la primera actividad realizada dentro del 25 aniversario del mencionado instituto.

De los 1.100 alumnos matriculados en el centro, fueron unos 500 los participantes que pasaron un acto de buena convivencia y armonía, correspondientes a todos los niveles educativos: Nivel I, Prueba Libre de Secundaria, Acceso y Planes Educativos de Inglés, Francés e Informática. El alumnado de los talleres del voluntariado de la comunidad de aprendizaje también asistió a dicho acto. Además se contó con la presencia de las tres secciones de Educación Permanente que están unidas al centro linarense: Las de Guarromán, Jabalquinto y Torreblascopedro.

La jornada concluyó a las 19 horas con la quema de “El Pelele”, que en esta ocasión estuvo inspirado en la corrupción.