El presidente de la Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, ha informado esta mañana sobre la adjudicación del Servicio de Ayuda a Domicilio para los próximos dos años por un importe cercano a los 68 millones de euros, un presupuesto con el que se podrá atender a más de 5.000 jiennenses que residen en municipios menores de 20.000 habitantes. Reyes, quien ha estado acompañado en esta comparecencia por la diputada de Igualdad y Bienestar Social, Adoración Quesada, ha subrayado que “es casi un motivo de celebración anunciar una buena noticia, que no todo son recortes, marchas atrás y pérdida de derechos, y que hoy que confirmamos que se mantiene e incluso incrementa este servicio es un buen día”.

En esta línea, el presidente de la Administración provincial ha incidido en que “pese a los recortes brutales que está realizando el Gobierno de la nación, la Diputación de Jaén se dedica a atajar los problemas, que es lo que nos está pidiendo el ciudadano, que abordemos y solucionemos los problemas cotidianos a los que se enfrentan día a día”. Por eso, para el próximo ejercicio está previsto que “incrementemos la ayuda a domicilio para personas dependientes en 4,5 millones de euros, hasta alcanzar los 33,5 millones”, pero también se han adoptado otras acciones inmediatas y urgentes que palían en la medida de lo posible “las consecuencias de esta crisis y de los recortes, y sirven para atender las demandas ciudadanas, como el Plan de Empleo, que en esta misma semana supondrá un desembolso para las arcas municipales de 7 millones de euros para jornales; la puesta en marcha de la Oficina Provincial contra los Desahucios, o el incremento del fondo para emergencia social, que aumentará en 2013 un 6,25%”, ha detallado Francisco Reyes.

Con la partida de cerca de 68 millones de euros aprobada para el Servicio de Ayuda a Domicilio en los dos próximos años, “vamos a poder garantizar en los 91 municipios de la provincia que cuentan con menos de 20.000 habitantes este servicio fundamental, que prestamos a través de la red de los 14 Centros de Servicios Sociales con los que cuenta esta Diputación y la excepcional labor que realizan sus trabajadores sociales”, ha expuesto Reyes. Además, ha resaltado que con la adjudicación de este servicio para el próximo bienio, la Corporación provincial “pone de manifiesto una vez más su apuesta por los servicios sociales, que en estos momentos de dificultad son más necesarios que nunca”.

Al respecto, el presidente de la Diputación ha denunciado que “ya está bien de que los recortes siempre afecten a los más débiles y de que, además, no solucionen nada, más bien todo lo contrario, en los últimos meses están agravando más la situación”. Para el máximo responsable de la Administración provincial, “el mantenimiento del Estado del Bienestar es un derecho por el que han trabajado nuestros mayores, que ahora precisamente son los principales beneficiarios del Servicio de Ayuda a Domicilio”.

Estos servicios sociales “no son, para el equipo de Gobierno que presido, un gasto, sino una gran inversión que la sociedad percibe tanto por la prestación de los servicios en sí como por el empleo que generan, en este caso más de 1.500 personas, la mayoría de ellas mujeres que tienen más dificultades para insertarse en el mercado laboral”, ha destacado Reyes, quien ha recordado también que a esto se suma que la ayuda a domicilio “permite a muchas personas compaginar la vida laboral y familiar”.

Las empresas Clece y la UTE formada por Macrosad y Valoriza han sido las adjudicatarias de este programa hasta 2014, un servicio que por otro lado ha experimentado una progresión importante en los últimos años con la aplicación de la Ley de la Dependencia, ya que se ha pasado de contar con 3.781 usuarios en 2009 a los más de 5.000 actuales. De estas personas, ha subrayado Reyes, “la gran mayoría son dependientes”, pero también mujeres (71%), con 80 o más años (61%), sólo el 9,9% de los usuarios tiene menos de 65 años y el 43% de las mujeres usuarias y el 30% de los hombres usuarios viven solos.

Este Servicio de Ayuda a Domicio permite, como ha concluido el presidente de la Diputación, “prestar una atención tanto de carácter doméstico como personal”, y tiene unos “objetivos muy claros: promover su autonomía personal, evitar su internamiento, favorecer el desarrollo de las capacidades personales, fomentar su participación y convivencia, y servir como medida de desahogo familiar”.

Foto con directoras-es Centros de Servicios Sociales

Foto con directoras-es Centros de Servicios Sociales