El diputado del PP de Jaén en el Parlamento andaluz, Miguel Contreras, ha lamentado “la cobardía del presidente de la Junta de Andalucía, que ha sido capaz de dejar plantado a su compañero socialista Francisco Reyes, con tal de no dar la cara ante los trabajadores de Santana”.

Para Miguel Contreras, “el plantón de Griñán demuestra la clase de presidente que tenemos en Andalucía, un representante político que huye de los problemas de los ciudadanos y no quiere saber nada de lo que pasa en la calle. Griñán solo vive la realidad de su despacho y del coche oficial y en cuanto huele los problemas pega la espantada”.

Contreras asegura que el presidente de la Junta “no ha querido afrontar la cantidad de temas pendientes que tiene en la provincia. No solo no atiende las reivindicaciones de los ex trabajadores de Santana, sino que tampoco recibe a los ex empleados de Primayor, que llevan acampados más de un año. A lo que hay que sumar los incumplimientos de su gobierno en toda la provincia, con proyectos pendientes como la Ciudad Sanitaria, la autovía Torredonjimeno-El Carpio, el corredor ferroviario Motril-Granada-Jaén o la Ciudad de la Justicia”. Y añade que “por si fuera poco, la reanudación de la comisión de investigación de los EREs falsos vuelve a poner de manifiesto la responsabilidad directa del Gobierno andaluz en la trama de corrupción y Griñán no querrá reconocer que Jaén ha quedado manchada por culpa de este saqueo”.

El parlamentario jiennense indica que “si Griñán tuviera dignidad tendría que haber venido a Jaén al acto al que había sido invitado y haber aprovechado para hablar con los ex santaneros y con los ex trabajadores de Primayor”. Contreras señala que “al menos ya ha respondido a las peticiones del Alcalde para reunirse con él, pero lamentamos que no quiera escuchar a los ciudadanos”.

Al diputado autonómico le parece “patética la actitud de Griñán y de los alcaldes socialistas que lo defienden y acusan a los ex trabajadores de Santana de arruinar la visita. El servilismo de los ediles socialistas hacia su jefe les lleva a defender lo indefendible”.

Momento de las protestas de los ex santaneros – Foto: Miguel López