El portavoz del Partido Popular de Linares, Antonio Martínez, junto a Soraya Gragera, concejal popular de Educación, han ofrecido esta mañana -por ayer- una rueda de prensa para dar contestación a las críticas de PSOE e IU que achacan “continuamente” los recortes educativos al Gobierno Central.

“Gran parte de los servicios educativos se están viendo afectados debido a los continuos recortes e impagos por parte de la Junta de Andalucía. De hecho, distintos colectivos han manifestado sus quejas y han denunciado la enorme deuda que la Junta mantiene con dichos colectivos y las grandes dificultades por las que están atravesando los centros educativos andaluces”, ha destacado Martínez, quien ha denunciado que “es especialmente grave la situación en el caso de los centros de Educación Especial y de las Escuelas Hogar, ya que afecta a los alumnos más vulnerables y desfavorecidos, muchos de los cuales estudian por mediación de los servicios sociales”.

“Corresponde a la Junta de Andalucía, como administración competente, garantizar la educación pública en Andalucía. Sin embargo, los IMPAGOS POR PARTE DE LA ADMINISTRACIÓN AUTONÓMICA están poniendo en peligro la educación pública al asfixiar económicamente a los centros educativos andaluces, que afrontan el comienzo del nuevo curso escolar sin un mínimo de garantías y con una gran incertidumbre sobre su futuro inmediato. El Gobierno bipartito no puede acusar permanentemente al Gobierno de España de la situación del sistema educativo andaluz, ya que las competencias educativas son exclusivas de las comunidades autónomas. Es el Gobierno de la Junta de Andalucía el que arrastra un historial de recortes, de falta de ejecución de los presupuestos y de ineficiencia en el gasto educativo”.

En cifras

–       Tasa de fracaso escolar de un 27,3% por encima de la media nacional y a una distancia de más de 12 puntos de la media de la Unión Europea.

Tasa de abandono escolar llega al 34,7%, 6 puntos, superior a la media de España y 20 puntos por encima de la europea.

–       Un 38% de los jóvenes andaluces abandonan la ESO sin obtener titulación; el 40% de los alumnos no obtienen titulación de Bachiller y el porcentaje de alumnos repetidores, según el Informe PISA (2009), es del 43%, la tasa más elevada del territorio nacional.

–       El Gobierno bipartito ha dado marcha atrás en el programa Escuela 2.0, porque los programas TIC, DIG y el posterior 2.0, que suponía el regalo universal de portátiles a los alumnos, al no haber contado con la debida planificación ni con los programas informáticos adecuados, han supuesto un auténtico fracaso.

–          La Junta de Andalucía HA RECORTADO EN POLÍTICA EDUCATIVA 761 millones de euros entre los años 2008 y 2011, tanto a través de «recortes presupuestarios» directos (437,9 millones) como consecuencia de la falta de ejecución presupuestaria (323 millones).

–          Los recortes presupuestarios ascienden a 437,9 millones, vía baja en el presupuesto en materia de educación 218,7 en el 2011 y 219,2 millones en los dos últimos años.

–          Asimismo, el Gobierno Andaluz ha dejado de invertir 323 millones de euros presupuestados y, finalmente, no ejecutados: 97,9 millones en 2008, 64,85 en 2009, 104,2 en 2010 y 55,8 en 2011.

–          Además, hay que añadir los 430 millones de reducción que el Plan Económico-Financiero de Reequilibrio de Andalucía 2010-2013 estableció en educación.

–          Desde el 2009 se han reducido las ayudas contra el absentismo escolar en un 45%; el número de horas asignadas a los coordinadores andaluces de Educación Bilingüe y Tecnologías de la Información, un 25%; el transporte escolar, hasta un 50%; y la partida para la instalación de pupitres, un 31%.

–          Del mismo modo, la Junta ha anulado los cursos de idiomas en el extranjero, impidiendo que casi 4.000 alumnos puedan estudiar inglés, francés o alemán durante 2012 acogiéndose al Programa de Idiomas y Juventud, un programa puesto en marcha hace diez años para los alumnos de Bachillerato y FP.

–          Son múltiples los impagos de la Junta de Andalucía con el sector educativo, cifrándose en la actualidad una deuda de 24 millones con los proveedores de los centros públicos andaluces y 25 millones más con los centros concertados. La mayor parte de los centros que imparten el primer ciclo de la Educación Infantil —tradicionalmente conocidos como guarderías— son empresas que prestan servicios educativos. Muchos de estos centros han amenazado con no iniciar el presente curso escolar debido a la situación de asfixia económica a la que les tiene sometidos el Gobierno bipartito al no abonar puntualmente las cantidades comprometidas y a su falta de compromiso para cumplir el calendario de pagos.

–          Los gastos ordinarios y de funcionamiento. En el caso de los colegios concertados andaluces, la Junta les adeuda más de 50 millones de euros, correspondientes a la partida de gastos de funcionamiento de los dos últimos trimestres del curso 2011-2012.

–          Recortes en el profesorado: En 2007, con la aprobación de la LEA, con el objetivo de reducir las ratios profesor-alumno y mejorar la atención a la diversidad de los centros andaluces, se firmó un acuerdo con las organizaciones sindicales mediante el que la Junta de Andalucía se comprometía a la creación de 15.019 nuevas plazas de docentes y a la creación de 2.196 plazas de personal de servicios antes de finalizar la anterior legislatura.

Finalizado el periodo de aplicación del acuerdo, se ha puesto de manifiesto que SE HAN            INCUMPLIDO ESTOS COMPROMISOS, ya que no se ha creado ni el 50% de las                       plazas de docentes prometidas, lo que supone que aún faltan por incorporarse al           sistema educativo andaluz 9.000 nuevos profesores. Sólo el retraso en la aplicación       de este acuerdo ha supuesto un recorte de 363 millones de euros, de los cuales 135,5    millones corresponden a docentes que se han dejado de contratar.

–       Recortes en becas

–       Beca 6000: En septiembre de 2007, durante la celebración de unas jornadas sobre educación, el PSOE de Andalucía anunció la puesta en marcha del Programa Beca 6000, que en su día ya había presentado como promesa electoral. No fue hasta dos años más tarde, en marzo de 2009, cuando el Gobierno andaluz comunicó lapuesta en marcha de esta medida, mediante la que los alumnos procedentes de        familias con rentas modestas, tras la finalización de la enseñanza obligatoria, percibirían ayudas anuales de 6.000 euros para continuar sus estudios de            Bachillerato o FP. Pese a esta puesta en escena, los números desmontan la propaganda: el Gobierno andaluz solo ha aprobado un 38% de las becas 6000 solicitadas, perjudicando con ello a las familias más desfavorecidas.

–       Becas Segunda Oportunidad: Esta beca se puso en marcha el pasado curso 2011-2012 con la finalidad de reincorporar al sistema a un determinado sector de la           población ectado por el abandono educativo temprano y favorecer así su        formación. Una vez más, se demuestra el fraude del Gobierno andaluz: del         presupuesto destinado a este tipo de becas solo se ha ejecutado el 0,5%, 64.800 euros, dejándose de ejecutar 12 millones de euros.

–       Durante la pasada legislatura, el recorte en infraestructuras educativas ha supuesto 221,6 millones de euros (33 millones en inversiones reales y 188,6 millones en transferencias de capital).

–       El compromiso adquirido por la Junta de Andalucía para poner en marcha 1.200 centros públicos adscritos al programa de bilingüismo a lo largo de la pasada legislatura no se ha cumplido. El Gobierno andaluz ha maquillado las cifras para poder alcanzar la citada cifra de centros adscritos al programa de bilingüismo; para ello, ha incluido en sus cómputos tanto los centros públicos como los centros privados concertados.

–       La formación de los docentes también se ha visto afectada por los recortes de la Junta de Andalucía, al no poseer presupuesto los Centros Educativos del Profesorado.

–       Sondeados casi 300 centros, 205 de Primaria y 91 de Secundaria, la encuesta de principio de curso arroja un primer dato llamativo, aunque lamentablemente habitual. En prácticamente el 50% de los centros no estaba la plantilla completa en el inicio del curso escolar 2012/2013.

–       Por otra parte, según los equipos directivos de los centros, durante el verano sólo ha habido obras en el 25% de los centros, de las que el 50 por ciento no se habían terminado al iniciar el curso.

–       Respecto al mobiliario, los datos de la consulta establecen en su estado es “bueno” en el 60% de los caso, frente al 35% que es “regular” y sólo el 5% que asegura que este material está realmente “mal”.

–       Igualmente, los equipos directivos de los centros aseguran en un 45% que las dotaciones de material  previstas no han llegado a principios de curso, frente al 55 por ciento que manifiesta que este material si ha llegado.

–       En cuanto a las ratios, el 90% de los centros asegura que están dentro de los márgenes que establece la legalidad, frente al 10% que afirma que exceden a la norma, mientras casi el 60% de los centros consultados asegura que las ratios han subido respecto al curso pasado.

Momento de la rueda de prensa