Eran las ocho de la mañana en punto cuando una comitiva de 50 caminantes pertenecientes a las antiguas plantillas de Arpa, Ditecsa y Windar, partían desde la plaza del Ayuntamiento de Linares con el objetivo de cumplir la primera de las etapas de la marcha que les debe de llevar, el próximo 6 de junio, hasta el mismo Palacio de San Telmo de Sevilla.

En el día de ayer los exsantaneros discurrían, camino de Zoqueca, por las autovías A-32 y la A-4, pues en esta ocasión la Subdelegación del Gobierno sí autorizó el paso de la marcha por vías rápidas.

Así daba inicio una nueva acción de protesta de los extrabajadores de Santana y su Parque de Proveedores, consistente en una marcha hasta la capital andaluza en cuatro etapas no consecutivas. La próxima será mañana mismo, día 2 de junio, y discurrirá entre Alcolea y Córdoba.

Al paso de los ‘marchantes’ por la vecina localidad de Bailén, pudimos hablar con Juan Salazar, responsable de Acción Sindical de Comisiones en Jaén, que nos contó cuál era el estado de ánimo de los extrabajadores de Santana durante la marcha.