Las muertes en accidente laboral sucedidas durante 2011 en Jaén fueron oficialmente 11, lo que supone un incremento del 37 por ciento con respecto a 2010, aunque según los datos recogidos por CCOO de Jaén la cifra real de fallecimientos fue de 17 “puesto que aunque la estadística oficial no compute, por diferentes motivos, a esas seis personas, no dejan de ser trabajadores que murieron en el tajo y ésa es la realidad a la que hay que atender”. Son, sin duda, los datos más negativos que recoge el ‘Informe de Siniestralidad Laboral. Jaén 2011’ presentado en rueda de prensa por el secretario general del sindicato, José Moral; la responsable provincial de Salud Laboral, Isabel Delgado, y el técnico de CCOO en Salud y Prevención Laboral, Francisco Montiel.

Este altísimo nivel de mortalidad supone uno de los rasgos fundamentales que obligan a un análisis negativo del balance general de la accidentalidad laboral de 2011 que, según los datos reseñados por Francisco Montiel, registró una bajada global del 4%, alcanzando los 6.213 accidentes con baja, de los que 6.083 tuvieron carácter leve y 119 fueron graves. En este sentido Isabel Delgado ha indicado que, “pese a ser 2011 el de menor siniestralidad de los últimos diez años, en términos absolutos, ese descenso es, en realidad, mínimo si lo consideramos en términos relativos, puesto que todo el esfuerzo puesto en marcha para reducir la accidentalidad laboral en Jaén se traduce en sólo un accidente menos por cada 1.000 trabajadores ocupados”.

Al analizar los sectores que mayor accidentalidad concentran y las causas de la misma, la responsable provincial de Salud Laboral ha llamado la atención sobre el hecho de que en el sector agrario se sigan produciendo condiciones laborales en las que “hay una ausencia total de actividad preventiva, donde no existen planes ni evaluaciones y donde la cada vez mayor mecanización del sector no va acompañada de cualificación en el manejo de maquinaria ni de información sobre sus riesgos laborales”. Paralelamente, Isabel Delgado ha destacado la pésima situación en la construcción que, “pese a la caída de la actividad en el sector sigue concentrando mayor número de accidentes por cada mil ocupados que cualquier otra actividad, lo que es síntoma evidente de la tremenda inaplicación de la Ley de Prevención y exige un mayor control por parte de la Inspección de Trabajo, aunque esto es algo aplicable a todos los sectores: la actividad inspectora, que ya de por sí era deficitaria, se ha reducido y de igual modo han disminuido sus recursos”.

La secretaria de Salud Laboral en CCOO de Jaén ha afirmado, por otra parte, que “se mantiene el subregistro de enfermedades profesionales en Jaén: ésta es la provincia donde menos patologías de este tipo se reconocen, siendo evidente que los 30 casos reconocidos no recogen, en absoluto, los perjuicios derivados de las malas condiciones de trabajo ni los daños que sufren sobre su salud muchas trabajadoras y trabajadores que, por miedo a perder el trabajo, no se dan de baja, algo que la reforma laboral va a multiplicar”. Entre los 1.157 partes de accidente sin baja de 2009, los 6.990 de 2010 y los cerca de 6.000 de 2011 hay, según Isabel Delgado, “una evolución evidente hacia el ‘presentismo’ en su puesto de trabajo de quien está enfermo, pero no coge la baja por miedo a la pérdida del empleo, conducta que, sin duda, la reforma laboral (además de todo su cargamento de medidas de auténtico ‘mobbing’ laboral generador de los nefastos riesgos psicosociales) va a continuar incrementando y que se puede traducir en un aumento desconocido hasta ahora de enfermedades y accidentes en el entorno laboral. Así lo advertimos desde ahora y, si la reforma no se modifica, muy probablemente tengamos que constatarlo en las cifras del informe de siniestralidad de 2012”.

Momento de la rueda de prensa