Agentes de la Policía Nacional salvaron la vida a una mujer que intentaba arrojarse al vacío desde un edificio de Jaén. La hermana de la presunta suicida avisó al 091. La mujer se encontraba en la cornisa del edificio con los brazos extendidos en cruz, presa de una gran excitación nerviosa y con actitud violenta. Una oficial de policía entabló conversación con la mujer, mientras el resto de los agentes actuantes, con gran riesgo de sus vidas, lograron hacerse con ella impidiendo la tragedia.

Los hechos ocurrieron durante el día de ayer a las 17:50 horas cuando se recibió una llamada en la Sala del 091 alertando sobre un intento de suicidio. Una patrulla policial se personó en el lugar observando como desde la cornisa de un edificio de cinco plantas, una mujer amenazaba con precipitarse al vacío. Tenía los brazos extendidos en cruz balanceándose de delante hacia atrás. Inmediatamente uno de los agentes subió hacia la azotea con la intención de hablar con la mujer para que depusiese su actitud, mientras el otro componente de la dotación policial tranquilizaba a la hermana de ésta y a los transeúntes que ese momento contemplaban la escena, sin olvidar la regulación del tráfico y asegurando la zona, evitando de esta manera males mayores.

Consiguieron tranquilizarla

Los agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana no dudaron en poner su propia vida en peligro al subirse en la cornisa y entablar una conversación con el fin de tranquilizar a la mujer y que ésta abandonase la idea de arrojarse al vacío. Llegaron hasta ella y convenciéndola, depuso su actitud.

Una vez a salvo, los Servicios Médicos se hicieron cargo de la mujer, mientras que su familia agradeció a los policías actuantes su buena labor, tendente a salvar la vida de su familiar.