La Hermandad de la Expiración ha podido realizar su estación de penitencia en la tarde del Viernes Santo 2012, pero no ha sido tan fácil como hubiese gustado, ya que el hecho de que apareciera en varios momentos la lluvia ha obligado a estar muy pendientes del cielo y colocar los plásticos, en algunas ocasiones, a la Virgen de la Esperanza.

Fue a partir de la Ceremonia de la Expiración, el acto cumbre de esta cofradía y que se celebró a las seis de la tarde en la calle Marqués de Linares, cuando comenzó a estropearse el tiempo, llegando incluso a plantearse la posibilidad de proteger a los Tronos en la Casa de Hermandad, situada en la calle Tinte. Finalmente, el cortejo procesional continuó porque la ligera lluvia que comenzó a caer en esos instantes remitió.

El Santísimo Cristo de la Expiración, recientemente restaurado por el imaginero Álvarez Duarte para recuperar su aspecto original de la década de los años cuarenta, fue mecido con elegancia y señorío por sus 105 hombres de trono bajo los sones de la Banda de Cornetas y Tambores del Rosario. Tras su Hijo, que ya se encuentra a las puertas de la muerte en el Monte Calvario, camina Nuestra Señora de la Esperanza, portada por sus 65 hombres de trono.

Para la estación de penitencia de este Viernes Santo, la Expiración ha contado con diversas novedades y estrenos, entre los que destacan la modificación del recorrido para incluir las calles Espronceda y Tinte, la introducción de un nuevo cuerpo de acólitos portando cuatro ciriales en cada tercio, un nuevo cuerpo de monaguillos y un nuevo Guión de la Cofradía.

Texto: J.J. García Solano
Fotos: Ivan Casasempre
Vídeo: Jordi Casasempere

fotos

vídeo