La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF ha elaborado un estudio entre maestros y profesores ante la preocupación existente en el sector por la repercusión de la crisis. Del informe se extrae que el 90 por ciento del profesorado ve un futuro negativo e incierto para la profesión, que las condiciones laborales logradas en las últimas décadas no se mantendrán y que cada vez se acude al colegio o instituto con más ansiedad y estrés. Estas son algunas de las conclusiones de la encuesta realizada por el Sector de Enseñanza, con la que se pretende conocer el nivel de bienestar profesional de los docentes. Para la presidente del Sector de Enseñanza, Julia Carcelén, “la crisis agrava la situación, ya que golpea sin descanso y derriba, en muchos casos, logros y derechos que pensábamos incuestionables”.

Por ello, el cuestionario, titulado “El bienestar docente” comenzaba preguntando por la situación económica general y sus repercusiones sobre la enseñanza. Ante esta cuestión los docentes muestran una respuesta demoledora, ya que más del 94% de los mismos se muestran profundamente preocupados por las repercusiones que la crisis económica tiene y tendrá sobre la educación.
En este mismo sentido, resulta especialmente revelador el pronóstico de futuro que sobre la profesión docente realizan los maestros y profesores de Andalucía, ya que casi el 90% de los docentes apuesta por un “futuro negativo”, mientras que menos del 10% le atribuye un “futuro positivo”. Por otra parte más del 85% de los maestros y profesores andaluces también arrojan un manto de pesimismo sobre las condiciones laborales de los docentes, asegurando que no se mantendrán, frente a algo más del 14% que aventuran que sí.
No menos interesante, es la pregunta “La actual situación y el incierto futuro, ¿están influyendo de algún modo sobre tu modo de encarar el día a día en la escuela o el instituto?”, dada su tremenda repercusión sobre la enseñanza. Casi la mitad de los docentes asegura que sí está influyendo, concretamente el 48´57%, frente al 50´43% que niega que la situación actual influya en su labor docente.
Por otra parte, encontramos una casi total unanimidad entre los docentes a la pregunta ¿consideras que la Educación debería estar al margen de los recortes? Asegurando el 92% que debería estar al margen, mientras que algo más del 7% se muestra partidario de que la Educación no se queda al margen de los recortes. Desgraciadamente, la realidad se está imponiendo a la opinión de los docentes.
Uno de los logros más importantes de la profesión docente de la Enseñanza Pública ha sido el establecimiento de la edad de jubilación a los 60 años, un logro sentido por los docentes que lo han podido disfrutar, sabedores de las dificultades añadidas que la edad avanzada acarrea a una profesión cada día más complicada y en la que hay que estar en plenas facultades “físicas y mentales”. Pues bien, resulta que al 75% le preocupa mucho el retraso de la edad de jubilación, mientras que al 22% le preocupa poco.