El cabeza de lista de UPyD por Jaén, Cristóbal Jándula, expresa su más enérgica repulsa a la utilización de las instituciones que está realizando el PSOE en Andalucía para obtener ventaja electoral. Jándula pone como ejemplo la presentación del II Plan Estratégico de Jaén. Acto organizado por el presidente de la Diputación de Jaén y de la Fundación “Estrategias”, con el Presidente de la Junta de Andalucía, y candidato socialista, José A. Griñán presidiéndolo. Dicho acto se pretende celebrar el próximo 7 de marzo, a 18 días de las Elecciones Autonómicas.

Denuncia ante la Junta Electoral

Por este motivo, los servicios jurídicos de Unión Progreso y Democracia están ultimando una denuncia ante la Junta Electoral, para que ésta paralice una celebración de claro matiz partidista, que sería más ético aplazar hasta después de celebradas las elecciones autonómicas. En palabras de Cristóbal Jándula, “además de la prohibición que establece el artículo 50.2 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral, estamos manejando amplia jurisprudencia que impide actos de marcado carácter partidista como el que está planteando el Partido Socialista en Jaén”. UPyD insta a los representantes de las instituciones a respetar las normas de juego democráticas y no utilizar de forma torticera sus cargos, organizando actos electorales camuflados como institucionales.

Despliegue de Consejeros, ¿quién paga?

Además, en los últimos días estamos asistiendo un despliegue sin precedentes de todos los consejeros y delegados provinciales de la Junta. Se está multiplicando inusitadamente su presencia por toda Andalucía, difundiendo sus propuestas electorales, no como actos de partido, sino camuflándolas en el entorno de la actividad propia de la institución que presiden, con el consiguiente despliegue de medios de comunicación. La situación a la que nos han avocado a lo largo de sus respectivos mandatos, es lo suficientemente grave, como para que dediquen todo el tiempo posible a solucionar problemas de los andaluces, en lugar de tratar de asegurarse su propia nómina para los próximos cuatro años. Pero es que, además, se da pie a que surja la razonable pregunta de quién sufraga esos gastos, si lo hace su partido o , como es previsible, los estamos pagando todos los andaluces con cargo a unos presupuestos deficitarios.