Portada Categorías Opinión Crisis con Humor

Crisis con Humor

No nos engañemos, atravesamos momentos de crisis muy arduos: Sabemos que la mala gestión y el despilfarro económico del anterior gobierno, con la colaboración de muchos estamentos sociales, no lo va a resolver el actual, por más que lo haya prometido en campaña, ni a corto ni a medio plazo, veremos a largo. No ignoramos que, en el mejor de los casos nos van a seguir recortando el sueldo, en el peor nos despedirán del trabajo con una insignificante indemnización, que los impuestos directos e indirectos nos van a asfixiar, que los bancos nos sangrarán, ellos nunca pierden, subiendo las hipotecas, dificultando los créditos, cuando ellos los dieron en su momento a personas insolventes, que la Sanidad, la Justicia, la Educación, la Seguridad Ciudadana y otros servicios menores van a sufrir importantes mermas. Además, se percibe que no hay quién pueda hacer nada, a penas tímidas protestas testimoniales, por cubrir el expediente (sindicatos, oposición, partidos políticos, sistema judicial, medios de comunicación, asociaciones…) porque conocen de la gravedad del asunto, en parte por haber sido artífices de ella; los más extremistas seguirán ejerciendo su derecho al pataleo, incluso habrá amagos de desestabilización del sistema (¿Valencia?), sólo para guardar las apariencias, nada parecido a la lección de democracia que nos ha dado, a los que hemos podido o querido informarnos, Islandia o al ejemplo de vandalismo ofrecido en Grecia para nada, sin depurar responsabilidades en su propio país, pues al final van a pasar por el aro de la Unión alemana, digo Europea. Ante este desolador panorama, advirtiendo que siempre habrá una clase privilegiada que se beneficiará de esta situación, que nadie se va a responsabilizar de lo mal hecho, ni de la corrupción, ¿qué opción nos queda si no la de desarrollar el sentido del humor? Lo primero es aprender a reírse de uno mismo, de las situaciones más o menos cómicas en las que uno pueda estar inmerso al cabo del día, de lo ridículo que se siente en una protesta, en una manifestación, criticando en las redes sociales o escribiendo artículos inútiles, como este. Después vendrá el uso de la ambigüedad de significados de las palabras, de la exageración de lo sucedido, de la ironía, de la ridiculización de una situación o de otra persona, de los contextos inapropiados donde desarrollar acciones que causen risa. Más tarde, buscaremos el punto de humor en aquellas situaciones que en principio no lo tienen, incluso en las que aparentemente son hostiles o negativas, no hay velatorio en el que no se cuente un chiste. Sirva de ejemplo el término del discurso de un sindicalista en Madrid el pasado 19 de febrero, con motivo de la marcha en contra de la reforma laboral: ¡Ahora, a tomar cervezas y a vivir. Salud compañeros y compañeras!, el humor estaría en las preguntas: ¿”Salud” como eslogan de la Izquierda o para qué le sentaran bien las cervezas a los presentes? ¿Es políticamente correcto incitar a la bebida a tanto ciudadano indignado? Etc. Piense en las frases de políticos, banqueros, jueces, etc. y sáquele su humor, verá qué divertido.

El mundo que nos ha tocado vivir. Foto: Jordi Casasempere

8 Comentarios

  1. SR. AD_CONTRARIUM: ME PARECE AJUSTADÍSIMA A LA REALIDAD SU REFLEXIÓN, EN LA QUE COLOCA TODOS LOS PUNTOS SOBRE LAS “IES”, POR MUCHO QUE OTROS NO QUERAN RECONOCER LO QUE NOS HA PASADO Y SIGUE PASANDO. QUÉ DUDA CABE QUE LAS RESPONSABILIDADES NO SON COMPARABLES ENTRE LOS QUE HAN PROVOCADO ESTA HECATOMBE ECONÓMICA Y SOCIAL Y LOS QUE DE ALGUNA MANERA HAN SIDO CONNIVENTES O COMPLACIENTES CON LOS PRIMEROS. AQUÍ TODOS TENEMOS PARTE DE CULPA,PUES INCLUSO HASTA QUIENES NO PODÍAMOS, HEMOS ENTRADO EN LA ESPIRAL DEL DINERO FÁCIL EN FORMA DE CRÉDITOS, ALGUNOS ENTRAMPÁNDOSE DE POR VIDA. TAMBIÉN PIENSO QUE TENEMOS LOS POLÍTICOS QUE MERECEMOS. MIEDO ME DA PENSAR EN EL FUTURO DE LA SANIDAD ESPAÑOLA, EN LA EDUCACIÓN, EN LOS RECORTES SOCIALES, QUE YA SON UNA REALIDAD. QUE DIOS NOS COJA CONFESADOS.

    0

    0
  2. A mi lo que no me gusta es la fotografía demagogica que acompaña el artículo, a parte que nada tiene que ver con la crisis que padecemos. Se supone un soldado occidental ofreciendo un obús a un crio, porque seguro que no es un esbirro del carnicero de Damasco a quién los promotores de imagenes como la prente desean que siga pisandole el cuello y masacrando a sus conciudadanos por muchos años, seguramente en el 45 no se hubiesen comportado de forma distinta con los aliados, hay pruebas de la colaboración del partido comunista frances con los nazis. En un alarde acrobático nos meten el totalitarismo con cuchara en nombre de todo lo contrario que defienden quien nos lo mete: la libertad, la democracia y el respeto por los derechos humanos. Empezamos a entender el porqué de tantos años de dictadura franquista, por qué la izquierda no hizo en su momento en España lo que el pueblo libio, egipcio o sirio está haciendo ahora mismo, sacudirse sus tiranos por la única vía que le dejan. ¿Totalitarios?, ¿cobardes?, ¿ambas cosas?. Vaya joya de izquierda tenemos en este país.

    0

    0
  3. BUENÍSIMA FOTO JORDI. RECOGE TODO LO QUE EL SR.AD_ CONTRARIUM (AL MENOS DESDE DE PUNTO DE VISTA) QUIERE EXPRESAR EN EL AMPLIO SETIDO DEL PENSAMIENTO Y LA PALABRA. ES USTED UN GRAN PROFESIONAL.

    0

    0
  4. El Humor, la risa, la gracieta, estan muy bien para el sindicalista,como este que se menciona o como aquel de que sostenia la cerveza en una dura tarea de sostenibilidad.
    Pero al que tiene a sus hijos a los que no puede alimentar esto no le hace gracia alguna.
    Ya se comenta que las iglesias están mas llenas. Dentro de poco aumentaran las vocaciones sacerdotales, y es que no nos estamos dando cuenta que estamos en una guerra., y la vamos perdiendo si no la hemos perdido ya. Se habla de la burbuja inmobiliaria y de la economía productiva nada, de la destrucción de la industria textil y de la confección nada.
    El buenísmo zapateril, nos ha traído la desgracia. Y no me gusta reirme como un chino sino de los chinos.

    0

    0
  5. La verdad es que sí, hay crisis de humor. El derecho al pataleo es el único que dejan depues de liquidar el derecho adquirido a base de revoluciones y conflictos sociales tras largos años de lucha sindical. Una gracia, como en Grecia. Ese derecho al pataleo fue reprimido a patadas (Valencia?) y vendido como desestabilización del sistema, el mismo que permite a banqueros y políticos reírse de todos nosotros, los contribuyentes. Es de risa, me troncho. La campaña de desprestigio a los Sindicatos es para mondarse, nada mejor que culpar a los parados del paro, a los sindicatos de despilfarro, pedir voluntariado renunciando a sueldo, despedir por la cara, convertir promesas en mentirijillas y creer que tener la mayoría es carta blanca para desmontar los derechos constitucionales. Se estimula el empleo con el despido libre, ni a Gila se le ocurriría un chiste como este. Se financia a la banca con dinero publico e inexplicablemente ganan en beneficios que no reportan al bien social. Son los tiempos, la mala gestión, las malas decisiones, la torpe de Merkell y el listo de Sarkosy, el Cruz y Raya de la Europa solidaria. Que manera de ajustar los machos a las economias de los paises miembros. Que divinas soluciones, lo que el Gobierno te quite Alemania te lo bendiga. Truenan las carcajadas en las calles de España y los grillos cantan cri, cri, cri, crisis. Que crisis , ya miseria. De risa.

    0

    0
  6. No creo que el derecho a patalear, a quejarse, esté perseguido. El derecho de manifestación, como todo derecho, está regulado; pero cuando un grupo de manifestantes corta, sin tener permiso para ello, una vía pública; desobedece los insistentes requerimientos verbales de disolución de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado; lanza botellas contra ellos, los golpea o los muerde y destroza mobiliario urbano, no ejercita ningún derecho, sino que perpetra una serie de delitos; una serie de delitos que la policía, no es que tenga el derecho, sino que tiene el deber de sofocar por la fuerza inherente al imperio de la ley y en defensa del monopolio del uso legítimo de la violencia que el Estado de Derecho le confiere.

    0

    0
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso