La mañana del día de ayer fue especial para los niños de distintos colegios de nuestra ciudad. Cambiaron los libros, los bolígrafos y borradores por la azada, los guantes y los plantones de varias especies autóctonas. De ese modo discurrió la mañana en el Parque de Cantarranas, con pequeños entusiasmados -unos más y otros menos- plantando árboles en una reforestación de un parque, cuya superficie ocupa la que fuera una zona degradada. Tras la hora del desayuno los niños se volvieron a poner manos a la obra, “cuando sea mayor vendré para ver como ha crecido” nos comentaba ilusionada una de las pequeñas.

Esta actividad ha contado con la participación de distintas instituciones, como Caja Granada, las delegaciones provinciales de educación y medio ambiente y el Ayuntamiento de Linares.