Queridos Reyes Magos, en primer lugar quisiera deciros que no me he portado bien este año y no porque me lo haya propuesto, si no porque, como vuestras Majestades saben, las personas hacemos propósitos, casi siempre bondadosos, pero las circunstancias y las pasiones desembocan en comportamientos no siempre aceptables, aún así, puedo decir a mi favor que no he asesinado a nadie, aunque ganas no me hayan faltado, sobre todo a los injustos, a los traidores y a los delincuentes financieros, sean banqueros o funcionarios de la Junta (lo digo porque sé de muchos casos de gente honrada en la compra de un piso a quienes les están haciendo pagar impuestos injustamente como si hubieran defraudado mientras los defraudadores viven como vosotros, como Reyes, aunque algunos sólo sean yernos). Amparado en vuestra comprensión, me atrevo a pediros algunos deseos para que, a partir del día seis de Enero de 2012 se hagan realidad. Me gustaría que los telediarios no se parecieran a la antigua publicación en papel llamada “el Caso”, por los sucesos y el morbo que los “periodistas” ponen al contarlos, también que no muera ninguna mujer más a manos de quién se supone que la quiere o la ama, qué se quite la vida él antes y punto, que las cifras de paro disminuyan, en nuestra ciudad, en nuestro país, luego en el resto del mundo, hasta cifras más o menos razonables, que no mueran más niños en el mundo por hambre, que las guerras desaparezcan, las injustas y las justas, que sean juzgados los malhechores y, por supuesto, encarcelados, que los juicios a personajillos públicos no duren tanto y sirvan de carnaza para la prensa, que vayan a la cárcel lo antes posible y, por supuesto, que devuelvan lo robado, de lo contrario que se pudran allí para siempre, que los asesinos de niñ@s no queden impunes, que la Liga de Fútbol no sea un monopolio del Barça y del Madrid (sé que es un imposible, pero no estaría mal que la ganara el Atlético, jejeje), que los banqueros sin escrúpulos sean expulsados del país, que el crédito fluya, que las hipotecas puedan pagarse, que la escuela enseñe, no adoctrine, que las personas sean más educadas, que no se maltrate a los animales, que se reduzcan las listas de espera para operaciones y para tratamientos de quimio, que desaparezcan las “viejas el visillo” (menos la del personaje de Mota), que tengamos motivos para reírnos más y que nos riamos, y que practiquemos más el sexo con amor, o sin él (¿el sexo o el amor?, jejeje). En Linares, en particular, que la gente no sea tan marrana echando basuras y porquerías en las calles, incluidas cacas de perro y que la gente vaya más al teatro. Y etc. etc. En fin, que Papá Nöel no rivalice más con vosotros y que unáis vuestras fuerzas junto con las del ratoncito Pérez para que todos estos deseos y muchos más puedan hacerse realidad. No me valen excusas, sé que la mayoría de estos deseos sólo se cumplirán con un buen hacer en la política y en la economía nacional e internacional, pero vosotros sois quienes podéis influir sobre presidentes, políticos y financieros; y no le echéis la culpa más a los mercados o la prima de Riego, (qué no sé que tienen que ver ese antiguo general y su prima con la corrupción y el despilfarro, sino, ¿para qué os queremos queridos Reyes Magos? Atentamente.