Alrededor de cincuenta trabajadores del Centro de Atención a Minusválidos Psíquicos Zaytum de Linares se concentraron, ayer, a las puertas de dichas instalaciones, para solicitar a la dirección del Centro “un cambio y reajuste en los turnos de trabajo que redunde en la calidad asistencial de los usuarios del centro”, según recoge un comunicado de prensa emitido por CSIF-Jaén, convocante de la protesta.

La presidenta del sector de Administración Autonómica del sindicato de funcionarios, Mari Carmen Moris, ha explicado que las medidas que pretenden adoptar los responsables del centro “limitan la vigilancia y el cuidado de los pacientes en turnos tan fundamentales como el de la jornada nocturna, quedando la plantilla reducida a mínimos”. En este sentido, advierte de que dicha medida puede suponer un “gran riesgo” para los usuarios del centro, ya que de producirse algún incidente durante la noche “no habría personal suficiente” para atender adecuadamente a los 66 residentes que pernoctan en este centro, explica el comunicado.

Además, Moris considera que el sistema organizativo que se pretende imponer es un “infortunio” dadas las características tanto de las tareas en sí a realizar por parte de las cuidadoras del centro, como por la tipología de los usuarios. “Por una parte, podría suponer una merma en la atención que se presta, y por otra parte, pensando en el cuidador como profesional que presta una asistencia directa durante las ocho horas de la jornada laboral, se podrían provocar alteraciones graves en su salud, tanto física, como psíquica”, afirma.

Desde CSIF-Jaén se critica, también, la “falta de respuesta” de la Delegación Provincial de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía a las peticiones de los trabajadores, a la vez que asegura que “la nueva organización del trabajo se adopta como respuesta a las medidas de contención del gasto público emprendidas por el Gobierno andaluz en sus Presupuestos de 2012”.

Concentración en Linares