Ante la cercanía de las fiestas navideñas, el Ayuntamiento de Linares se pone manos a la obra para preparar todas las actividades que formarán parte de la campaña de Navidad 2011, una cita festiva con la que se busca atraer a ciudadanos y visitantes, pero que se ha visto mermada por los recortes en el presupuesto a causa de la crisis económica.

Ayer, los concejales Daniel Campos, Macarena García y Joaquín Robles se encargaron de presentar, en rueda de prensa, la campaña de navidad para este año. Entre las tareas que se enmarcan en la preparación de la campaña navideña para este año destaca la labor de inspección técnico-sanitaria que se ha puesto en marcha desde el Área de Salud y Consumo, que trata de “garantizar la seguridad y la salud en el consumo de todos los ciudadanos”, así como “defender los legítimos intereses de cualquier consumidor” en unas fechas de especial movimiento comercial.

Daniel Campos aseguró que para el cumplimiento de dichos objetivos, la concejalía que él dirige dispondrá de ocho técnicos que realizarán inspecciones, desde el próximo 21 de noviembre, en establecimientos de diversa índole con el fin de velar por los consumidores de todas las edades, especialmente, el público infantil.

Macarena García, concejala de Festejos, se encargó de informar que aún se encuentra abierto el plazo de presentación de solicitudes para encarnar la figura de los tres Reyes Magos o desfilar con una carroza el día de la tradicional Cabalgata, “un día especial y muy intenso, en el que se realizan muchas visitas y trabajan muchas personas”. García añadió también que para esta campaña navideña, al igual que para la Feria de San Agustín, se han tenido que realizar varios recortes que permitieran la celebración de unas fiestas “que repercuten de forma muy positiva en la ciudad desde el punto de vista económico, empresarial y del empleo”. Dichos recortes se centrarán, fundamentalmente, en el alumbrado, un elemento para el que se destinarán 86.000 euros en lugar de los 106.000 que costó el año anterior.

Según el concejal de Infraestructuras, Joaquín Robles, ese ahorro se va a llevar a cabo “suprimiendo los motivos navideños que se ponían en las entradas de la ciudad, como son Avenida de Andalucía, Avenida Primero de Mayo, Carretera de Pozo Ancho, Carretera de Baños, Avenida de España, Juan Diego de Dios y Áurea Galindo”, dejando iluminada únicamente la “zona comercial” de Linares. También se va recortar el horario de funcionamiento de dicha iluminación “para hacer atractivo el horario comercial, que es cuando está la gente en la calle”. En este sentido, Robles ha explicado que se mantendrá encendida la iluminación desde las 18 horas hasta las 22.30, y durante los fines de semana y días festivos el alumbrado se apagará a la una de la madrugada, en lugar de a las seis como en navidades anteriores. El Área de Infraestructuras pretende, con estos recortes, alcanzar un ahorro de 8.000 euros en consumo energético y un total de 28.000 entre consumo, instalación y mantenimiento del alumbrado navideño.