Desde el pasado julio CCOO contabiliza ya 7 muertes en la provincia de Jaén en accidentes laborales que, cuenten o no finalmente en estadísticas oficiales, “han acabado con la vida de trabajadores por culpa de dos de los más perversos efectos de la crisis: el ahorro de costes de producción en la prevención de riesgos laborales y el aumento exponencial de la contratación irregular o, directamente, de la ausencia de la misma”. Según se denuncia desde CCOO “estos fraudes en la contratación, propios de la economía sumergida o parcialmente aflorada, debieran centrar la atención de la autoridad laboral y ser un capítulo absolutamente prioritario de su actuación, pero no se está haciendo así y las consecuencias, como sospechamos que ha ocurrido aquí, no sólo se pagan en un descomunal fraude económico, sino también en vidas y en salud”

La secretaria de Salud Laboral de CCOO en Jaén, Isabel Delgado, ha manifestado que “con la crisis económica se está fomentando cada día más la economía sumergida e irregular y la precariedad laboral, que están absolutamente fuera de control por parte de las Administraciones Públicas responsables, de donde se deriva una incesante sucesión de irregularidades laborales, desde la contratación hasta las condiciones de trabajo, que favorecen las circunstancias en que con mayor facilidad puede darse un siniestro laboral”. Según denuncia la sindicalista de CCOO, “siete muertes desde julio es un balance atroz que evidencia que en esta provincia hay administraciones y responsables públicos que no están haciendo lo que debieran hacer en el control de la economía sumergida e irregular ni en el de las condiciones de trabajo. Administraciones y responsables públicos que, por tanto, están defraudando a la sociedad a la que debieran servir con mayor empeño y que, en última instancia, tienen una cuota de responsabilidad en el incremento de accidentes y muertes al que estamos asistiendo”.

Isabel Delgado ha señalado que “junto a este gravísimo déficit en la gestión pública, y seguramente animados por la sensación de impunidad que les produce el ver falta de energía en el control y las sanciones, hay responsables empresariales que incumplen sus obligaciones de prevención de riesgos y que lo hacen justificándose en la crisis y la falta de recursos económicos, pero que en realidad, con crisis o sin ella, mantendrían la misma actitud porque valoran más que la vida y la salud de quienes trabajan para ellos el ahorro del dinero que debieran invertir en contratos regulares y en prevención de riesgos. Y si esa mezquina actitud les sale casi gratis como consecuencia de la falta de un control público más estricto, tenemos cerrada una cadena de condiciones que operan de forma muy poderosa en la generación de las circunstancias que provocan los accidentes laborales”.

La secretaria de Salud Laboral de CCOO en Jaén ha subrayado que “es, por tanto, urgente y gravemente necesario que haya un mucho mayor control público sobre la economía sumergida e irregular y mayores sanciones para acabar con la sensación de impunidad que ahora mismo se percibe en el tratamiento de los temas relacionados con la salud y la prevención de riesgos laborales”.