La Subdelegación del Gobierno en Jaén ha impuesto sanciones que superan los 50.000
euros a varios ex trabajadores de Primayor, que permanecen acampados en la Plaza de
las Batallas desde el pasado 13 de julio para pedir a la Junta que cumpla con los
compromisos adquiridos y denunciar la situación en la que se encuentran. Hasta el
momento, se han recibido 17 denuncias, sancionando con 5.600 euros a los miembros
del antiguo Comité de Empresa, y con 301 euros a parte de los ex trabajadores.
El secretario de Acción Sindical de FITAG-UGT Jaén y ex empleado de Primayor, José
Miras, explica a este respecto que ‘se están excediendo con las cuantías porque no
estamos realizando acciones demasiados contundentes y no nos salimos de lo legal’.
Además, añade Miras, ‘tememos que las denuncias se sigan incrementando en los
próximos días’. Los ex trabajadores de Primayor admiten estar sufriendo un ‘acoso’ por
parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Según explica José Miras, ‘en la tarde de
ayer participamos en la concentración de los Sindicatos ante la sede de la CEJ, y una
vez finalizada ésta, la Policía Nacional nos pidió explicaciones sólo a nosotros, de una
concentración a la que nos sumamos pero no somos los organizadores’. Como
consecuencia de ello, a las 12 de la noche se presentaron varios furgones policiales en
el campamento, y se procedió a identificar a todos los compañeros del turno,
informándoles que se realizaría esta operación a diario’.
José Miras muestra su ‘indignación’ por el trato que están recibiendo, porque ‘lo único
que estamos pidiendo con esta protesta es trabajo, y que no nos sigan engañando, nada
más’. Además, ‘lo que demandamos es una solución rápida, y que las Administraciones
trabajen para ello y no para seguir sancionándonos’.
Por su parte, el secretario general de UGT Jaén, Manuel Salazar Vela critica la actitud
‘cobarde’ de la Subdelegación, ya que ‘quiere atemperar las manifestaciones de los ex
trabajadores con sanciones económicas y amenazas en vez de dar la cara y cumplir con
los compromisos que se les han prometido’. Además, Salazar cree que ‘con estas multas
se van a recrudecer las protestas, ya que están sufriendo una ‘persecución’ en toda
regla’.
Los ex trabajadores de Primayor llevan 65 días acampados en la puerta de la Delegación
del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén. La plantilla hace diversos turnos para
que el campamento nunca quede solo. Tras 3 años y medio del compromiso adquirido
con la Junta, las expectativas no se cumplen y los 145 ex trabajadores de Primayor
afectados todavía no han sido recolocados, por lo que muestran su preocupación por un
futuro que se les antoja bastante incierto. Algunos de ellos ya han agotado sus
prestaciones, y para otros el subsidio que están recibiendo es insuficiente para mantener
a sus familias.

Trabajadores acampados