Portada Categorías General Puerta grande para el linarense Curro Díaz

Puerta grande para el linarense Curro Díaz

La Plaza de Toros de Linares se llenó en el día de ayer, 29 de agosto, para ver a los diestros Juan José Padilla, José Tomás y Curro Díaz. Los toros de la ganadería de “Las Ramblas” fueron muy flojos, deslucieron la fiesta y provocaron la ira de los aficionados, sobre todo los astados de José Tomás, del que se esperaba más. Destacar el enfado de los aficionados por la ganadería, unos toros mansos que no merecían estos toreros.

Juan José Padilla
En el primero, encontró un toro flojo, con poca envestida, con el que poco pudo hacer. Ovación sin recompensa.

En su segundo toro sacó una faena de recompensa. En la suerte de banderillas brilló como él acostumbra a hacerlo. Gran estocada. Petición de oreja que fue concedida. Se despidió con vuelta al ruedo y gran ovación.

José Tomás
El momento más esperado de la feria quedó en ilusión, mucha ilusión. El diestro de Galapagar traía como siempre el cartel de no hay papel, reventa, expectación etc. Pero algo falló, sobre todo en su primera faena. Toro manso sin envestida, muy distraído y difícil de torear. El maestro lo despachó rápido sin poder demostrar nada. Aplausos y poco más.
En su segundo más de lo mismo, pero en esta ocasión nos dejó con su muleta lances de maestría con su “toreo de salón”. La afición aplaudió los pocos pases que el diestro le pudo sacar al manso astado. Bien con la espada. Gran ovación y oreja al saco.

Los seguidores de José Tomás tendrán que seguir viajando a otras plazas para poder ver mejores faenas que las de ayer.

Curro Díaz
El de Linares fue el mejor parado de este día. En su primero fue cogido por el astado. Revolcón y susto en la plaza. El diestro tardó poco en levantarse y seguir con rabia la faena. Con el capote se portó magistral y con la muleta sencillamente ejemplar. Toreó serio, muy arrimado al toro y, muy muy valiente. Hizo que su público se le entregara. Con el estoque mató a la primera. El presidente sin dudar concedió dos orejas y puerta grande para nuestro diestro.
Su segundo toro fue manso, con pocos pases y muy distraído, sin poder sacar ni un pase bueno. Tanto el capote como la muleta no fueron en este toro sus aliados. A la hora de matar falló.

 

 

2 Comentarios

  1. sigo pensando lo mismo de la presidencia de Linares, si un dia se da en esa plaza una faenha buena de verdad, tendrian que darles aparte de las orejas y el rabo una pata o el toro entero. que pena de presidencia no saber ser como todos los demas. Asi tiene el credito que tiene para todos los taurinos esta plaza.

    0

    0
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso