Desde el Ayuntamiento de Linares se advirtió claramente que el botellón dentro del “Recinto Ferial del Pisar” estaría totalmente prohibido. Por ese motivo los Jardines de Doña Luci, junto al Santuario de la Virgen de Linarejos, son el escenario que centenares de jóvenes están empleando para la práctica del “botellón”. La mañana del día de San Agustín este parque amanecía prácticamente cubierto de bolsas, vidrios, botellas, vasos, cartones, etc. como si se tratara del escenario de una batalla campal.

Durante la mañana de ayer, las brigadas del Ayuntamiento se afanaban en las tareas de limpieza. Hasta siete personas, además de varios vehículos estaban dedicados a la retirada de residuos. Uno de los operarios comentaba “¡esto es lo que nos toca ya para todos los días!, y después todavía tenemos que ir a limpiar toda la basura que dejó el concierto de la Estación de Madrid”.