Los linarenses acudieron masivamente al “Recinto ferial del Pisar” en el día de San Agustín. La jornada estuvo cargada de actividades de todo tipo. Por la mañana, a las diez, una Misa en memoria de “Manolete” hacía de preludio taurino. Las tupidas sombras del Parque de Mariana Pineda resguardaban a los niños del justiciero sol de agosto, pudiendo estos disfrutar de su particular “Feria Infantil”. Otros preferían disfrutar de un concierto en el Colegio de San Agustín. Una vez llegada la hora de la comida el ferial se fue llenando de visitantes. Muchos buscaban resguardarse de las altas temperaturas en las casetas provistas de aire acondicionado, como la “Caseta Municipal”, a la vez que disfrutaban del grupo romero “Entre Pinares”  o, más tarde, la “Orquesta Marilyn”.

Tras la corrida de toros el ambiente nocturno de la feria se fue animando por momentos. Los más jóvenes volvían a optar por el botellón, eran muchos los que recorrían a medianoche el Paseo de Linarejos con su particular carga camino del Santuario.

Para hoy lunes, día declarado festivo local en Linares, se espera que la fiesta y la alegría siga siendo la protagonista en las calles del ferial y del centro de la ciudad.