En la Unión Provincial de CCOO de Jaén se tiene la convicción de que el accidente laboral mortal ocurrido este pasado miércoles tuvo un precedente casi idéntico en el siniestro que el 22 de julio pasado acabó en Alcaudete con la vida de otro trabajador jiennense que, según los datos de la investigación del sindicato, se ocupaba del reparto de prensa como trabajador autónomo subcontratado por ‘Boyaca’ para servir a una empresa de distribución, igual que el fallecido el día 9. “Lo que estamos constatando es que el análisis de las circunstancias de estos accidentes está olvidando que detrás de las condiciones del conductor implicado en este tipo de siniestros lo que hay son rígidas exigencias horarias, jornadas excesivas, falta de descansos, trabajo nocturno, carencias de formación y graves ausencias de planificación de la tarea y de detección de riesgos”.

Según se ha precisado desde la Comisión Ejecutiva de la Unión Provincial de CCOO de Jaén “todo siniestro de este tipo es un evidente accidente de trabajo, más allá de su consideración oficial. Y es así porque, en unos casos, trabajadores por cuenta ajena se ven obligados a realizar su trabajo en condiciones de riesgo impuestas por la empresa y, en otros, los trabajadores se han visto forzados, para poder tener trabajo, a convertirse en falsos autónomos a los que las exigencias de subcontratación de la empresa originalmente prestadora del servicio obligan a asumir riesgos de los que, obviamente, la empresa se desentiende: esta externalización de servicios no sólo sirve a los patrones para ahorrarse considerables partidas económicas, sino que les permite embolsarse el dinero y el tiempo que debieran dedicar a la prevención de riesgos laborales”.

En opinión de los responsables provinciales de CCOO en Jaén “estas condiciones que caracterizan la subcontratación que realizan las grandes empresas parece confirmarse que están plenamente presentes en los dos accidentes citados, por lo que exigimos a la Inspección de Trabajo que investigue rigurosamente ambos siniestros, pues tanto uno como otro deben tener la consideración de accidente laboral, siendo ya cinco las muertes en este tipo de siniestros que hay que contabilizar, lamentablemente, en Jaén durante este 2011”.

De acuerdo con lo señalado desde el Servicio de Asesoramiento Técnico y Laboral de CCOO de Jaén “la inmensa mayoría de los accidentes en carretera de quienes trabajan en empresas dedicadas al transporte de mercancías son calificados como meros accidentes de tráfico y su investigación se soporta en tres pilares básicos: estado de la carretera, condiciones del vehículo y circunstancias del conductor”. El técnico responsable de dicho servicio, Francisco Montiel, añade que “en cuanto a éste, la investigación se limita a los rasgos de conducta presentes en el espacio temporal en que se produce el siniestro (imprudencia, fatiga, distracción, sueño…), pero no se tiene en cuenta lo que hay detrás de esas posibles causas y que, en un elevadísimo porcentaje, no son otra cosa que unas inasumibles condiciones de trabajo: rígidas exigencias horarias que provocan premura de tiempo, jornadas excesivas, falta de descansos, trabajo nocturno, carencia de formación y graves ausencias de planificación de la tarea y de detección de riesgos”.

Desde la Comisión Ejecutiva de la Unión Provincial de CCOO de Jaén se concluye que estas dos recientes muertes en el trabajo de sendos profesionales de la distribución de prensa “actualizan, de forma dramática, la tantas veces señalada necesidad de que la autoridad laboral competente investigue a fondo todas las circunstancias que concurren en el trabajo dentro del sector del transporte por carretera, en general, y muy particularmente en el subsector de la distribución y de las empresas de mensajería y paquetería. Es urgente que la Inspección de Trabajo afronte, de una vez y plenamente, todas sus obligaciones en el campo de la protección de la vida y la salud de las trabajadoras y los trabajadores de esta provincia”.