El pasado viernes 22 de julio se celebró la tercera fase eliminatoria de la XLVII edición del Concurso Nacional de Tarantas Ciudad de Linares.

En esta tercera compitieron por llegar a la final, PATRICIA FERNÁNDEZ MEDINILLA, de Sevilla; JOSÉ ALCONCHEL GARCÍA de Jerez de la Frontera; MANUEL DOMINGUEZ GALLARDO, de Mairena del Alcor, Sevilla; NAZARET ROMERO LÓPEZ, de Linares; ISABEL MARÍA DURAN RAEL, de Villa del Río, Córdoba; JOSÉ LEÓN ROMERO, de Mairena del Alcor, Sevilla; FRANCISCO GARCÍA ESCRIBANO, de Mairena del Aljarafe, Sevilla. Sus actuaciones se hicieron en el orden antes citado

PATRICIA FERNANDEZ comenzó su actuación haciendo Tarantas. La primera que interpretó, fue una de Rafael Ballesteros, y la otra de Manolo González. La primera de ellas, fue mediocre, y creo que se tuvo que sentir mal el autor y cantaor de la misma, ya que se encontraba entre el público. La segunda más acorde con los estilos y las formas de la taranta, estuvo aceptable. En los cantes de libre elección hizo Polo y Alegrías. Puedo decir que en la ejecución del Polo, se alargó en la entrada y hubo momentos que hacía el cante con matices de Cañas, sin ser este el cante que debería hacer. Ejecución muy lenta lejos de hacer un cante con tal estilo. Las Alegrías estuvieron bien ejecutadas, haciéndolas muy propias a los estilo de la ciudad del Betis. Apuntó maneras, que deberá de mejorar y aprender a hacer bien los estilos. En resumen una actuación medianamente buena pero no propia para este concurso.

JOSÉ ALCONCHEL no defraudó, ejecutó el cante al que nos tiene acostumbrado. Hombre bragado en los diversos concursos de la geografía hispana, él va allá donde los hubieres, y créanme, da todo lo que tiene, y tiene mucho. Poder y fuerza. Saber hacer, aunque no es, a mi entender, candidato a la Cabria de Plata. Y no por no saber hacer. Comenzó haciendo unas Alegrías de Cádiz, muy al estilo de él, buena y bien ejecutada, su sentir de la Tierra del Compás le acompaña, valga la expresión, para estos estilos. En las tarantas, que hizo una, estuvo bien, pero la segunda lo hizo sin salida, y esto en una Taranta de Linares, no se puede hacer, o mejor dicho, no se puede dejar de hacer. Quiso hacer Seguirillas y el Jurado acertadamente se lo negó, ya que estas están dentro del grupo en el que se encuadran también las Alegrías, y estas como ya he dicho las había hecho. Cantó entonces, animado por el público que percibió su desencanto, Mineras y cartageneras. Muy bien hechas. JOSÉ ALCONCHEL, de estilos muy flamencos y siempre estables.

MANUEL DOMINGUEZ comenzó con los cantes por Tarantas, he de decir que fueron muy mediocres. Impropias de este Concurso.  Su primer cante de libre elección, fue un Taranto con los estilos de Antonio Díaz “Fosforito” que de escucharlos el Maestro de Puente Genil, se hubiese sonrojado. Un verdadero desatino de ejecución. Le siguió una Soleá Apolá, en la que hubo momentos de saber apreciar, por alguien poco entendido, si eran estas o de Utrera o Alcalá, por los diversos cortes que hacía, impropios de esta Soleá. Su estilo, muy Mairenista, pero sin saber.

Y llego el momento esperado por el público. Si se pudiera resumir, y haciendo uso de ese Romance a Córdoba que hiciera Marchena, diría: “ Que gozo, que algarabía “… Cuando al escenario salió NAZARET ROMERO. Esta joven artista linarense no defraudó, y las expectativas puestas en ella, incluidas las mías se cumplieron.

NAZARET comenzó haciendo un cante por Cañas, precioso y bien ejecutado. Continuó haciendo los cantes por Tarantas, y demostró, porque pienso que esta joven artista esta forjada en los crisoles flamencos de la Taranta, es una pieza perfecta de fundición, arte, juventud, belleza física y artística, y garra, mucha garra. Terminó, lamentablemente para todo el público, con un cante por Granainas y Medias Granainas. Muy bonito cante y bien ejecutado.

En el quinto puesto del sorteo salió a concursar una EXTRAORDINARIA cantaora de Villa del Río, ISABEL MARÍA DURÁN, y si esto fuesen toros, hay que decir con todo el acierto del mundo, “QUE NO HAY QUINTO MALO”. ISABEL MARÍA comenzó cantando Soleá Apolá, soberbia, que nos hizo olvidar el intento del anterior que lo intentó. Estuvo en este palo extraordinaria, perfecta en sus formas y estilos de ejecución. Propio de una concursante digna aspirante a la Cabria de Plata, pues sus Tarantas fueron igualmente soberbias, sin desperdicios de nada, una buena Tarantera. Terminó su actuación con Granainas y Medias Granainas, y lo hizo en el mismo plano que lo anterior. Para que decir más. ¡Ole! Isabel María Duran.

En Sexto lugar lo hizo JOSÉ LEÓN, el cual pasó, para mi gusto, sin penas ni glorias. Desde que lo conozco y lo he visto cantar, me sigo preguntando donde está el “Duende” de este cantaor, pues sus actuaciones, en lo concerniente a lo emocional, es un encefalograma plano. Sin trasmisión y sin conseguir emocionar al público. Hizo las Tarantas, que fue lo primero, bien estudiadas pero sin trasmitir nada. Para otros concursos, puede que guste. Para este, según mi criterio, no. Continuó con la misma “Chispa” con la Malagueña, de sus dos tercios, uno de Chacón y otro de La Trini, poco hay que añadir a lo ya dicho. Como no podía ser terminó por Seguirillas. Unas Seguirillas sin arte ni “Jondura”. Pasó, para mi gusto, por este Concurso, sin pena ni gloria.

El último de la noche fue FRANCISCO GARCÍA, este veterano aficionado, que, según comentó en la pasada edición, “…era la primera vez que concursaba, ya que había empezado a cantar después de su jubilación…”, y sinceramente, debería de seguir contando en otros foros. Comenzó anunciado que haría en primer lugar Tarantas, pero para sorpresa de los allí presente, lo primero fue un Taranto, tal vez por confusión o tal vez por desconocimiento. Después si hizo una Taranta, de ejecución normal sin nada destacable. Decir más es gastar tinta y papel. Continuó con Mineras y Cartageneras, y lo hizo con los mismos mimbres, dice el refrán que “donde no hay harina, todo es mohína”. Por aquello según él, de ser sevillano, terminó con una Soleá de Triana, que alargó en exceso los tercios. En sus letras mencionó a ese magnífico tenor del flamenco que fuese el ya desaparecido NARANJITO DE TRIANA, que desde ese palco que tiene ganado en el cielo de los Grandes, estoy seguro, no agradeció.

En cuanto a las guitarras, como siempre, magistrales, tanto la de Fernando Contreras “El Cali”, como la de Juanjo Gutiérrez “El Calao”, sin olvidar al guitarrista que acompañó a Isabel María Duran, Manuel Ángel Calahorro.

Isabel María Durán

Por otra parte el sábado 30 de julio se celebró la cuarta y última fase de selección de los finalistas que optarán a la Cabria de Plata y al premio de los Cantes de Libre Elección. Se puso de ese modo fin a esta primera parte del Concurso Nacional de Tarantas Ciudad de Linares. Lástima, pues me gustaría que durase más tiempo, pues es “MI” excusa perfecta para estar el tiempo que deseo en esa ciudad que hago mía, con el permiso, claro está, de los linarenses. Pero como dice esa canción de los años sesenta, “Todo tiene su fin”.

En esta cuarta y última edición, solo compitieron cinco de los siete que había programados, pues ANTONIO ORTEGA JIMÉNEZ, de Mairena del Alcor y SEBASTIÁN NAVAS IRANZO de Mijas Costa no acudieron a la cita prevista. Este que los escribe ignora el motivo, aunque sabiéndolo el Jurado, ya es suficiente.

Los que sí acudieron a la convocatoria fueron y actuaron en el siguiente orden, JOSÉ LÓPEZ FERNÁNDEZ, de Cuellar Vega, Granada; FRANCISCO OCÓN CUADRADO, de Adamuz, Córdoba; DOMINGO HERRERÍAS POZO, natural de Adamuz aunque residente en la capital, Córdoba; JOSÉ LARA AÑÓN, de San Pedro de Alcántara, Málaga; y BELÉN VEGA RUS de Linares.

El primero de los participantes, JOSÉ LÓPEZ, inició su actuación con un cante por Granaina y Media Granaina, propio de su tierra a la que los cantaores de esa provincia honran con su divulgación. Fue su ejecución muy buena, aunque entiendo que eleva la voz para estos cantes en exceso, aunque esto no es motivo de censura, solo de apreciación de un cante que fue creado por una voz más tenue y que los grandes han mantenido en esa tonalidad acústica. En definitiva buena. Continuó con Caracoles, fueron ejecutados bien, pero no a la altura del cante anterior, en referencia a su calidad. Y hay que repetir lo anterior, abusa en exceso de la voz, y sin necesidad pues sabe bien lo que ejecuta, aunque por este hecho, al final se le fue un poquito el cante. Vamos, para entendernos, se le “escapó” un minúsculo “gallito”. En lo tocante a las Tarantas, he de decir que estuvo bastante bien en ambas, aunque para mi gusto, en la segunda se excedió en la salida, la alargó demasiado.

FRANCISCO OCÓN comenzó con un cante de Soleá Apolá. Muy buena. La hizo con un clásico estilo de la escuela cordobesa, lejos de esa que denominan “Mairenista” que ni el propio Mairena, Antonio, habría ejecutado, ya que el Maestro del Alcor, sabía y entendía para cantarlas con el estilo que se practica en la ciudad Califal. Buena exposición de la Soleá Apolá. Su segundo cante fueron Malagueña rematá con Abandolao. Poco que decir. Fue perfecta. Terminó con los cantes por Tarantas, las que hizo bastante bien, medidas y bien expuestas. Sin embargo, y vista la calidad de cantaor que es, no estaría de más que pasara una temporada en Linares perfeccionando la Taranta, el público lo agradecería, pues encierra un buen Cantaor. En conclusión, y siempre bajo mi punto de vista, digno finalista.

El tercero de la noche fue DOMINGO HERRERÍAS, que comenzó sus cantes haciendo las Tarantas. Simplemente no me convenció. Para mí el exceso de volumen innecesario, es sinónimo de carencia, pues al final “Mete la Nariz” y recorta el cante por falta de fuelle. Hay que ajustar los tercios y el volumen. No por volumen acústico se sabe cantar más. Cuando continuó y fue a hacer una Malagueña, sonó un móvil y el interlocutor de esa llamada intento hablar en el auditorio, distrajo un momento al cantaor, por ello es de agradecer que mantengamos esa máxima del flamenco “ES PARA ESCUCHARLO” por ello deberíamos de dejar los teléfonos fuera. Hizo Domingo su Malagueña. Bien aunque falto de “fuelle”, por lo antes mencionado al rematar el primer tercio. Bien en su segundo tercio. Terminó con cante por Soleá, según entendí y oí, mezcló dos estilos, y solo en el remate final dilucidó que eran de Alcalá. Aunque estuvo bien cantada.

JOSÉ LARA, el de San Pedro, comenzó con cates por Tarantas, no en vano ya obtuvo con estos cantes, en el 2007, una Cabria de Plata. Tuve el placer de escuchar nuevamente la letra ganadora del año pasado, mi letra, y en esta ocasión con un estilo diferente, pero exquisito, y de ejecución perfecta. La he oído en dos ocasiones anteriores en este Concurso, y en una de ellas no puedo decir lo mismo. Su segunda taranta estuvo a la altura de la anterior. Es para mí un buen “Tarantero”. Continuó su actuación con un cante por Mineras, cante que hizo en sus dos tercios, preciosos muy flamencos y ajustada ejecución. Terminó con cante por Seguiriyas. Muy buenas, las mejores que he escuchado en este concurso, pues “Ligó” muy bien los tercios, he hizo perfecto el remate.

Llegado el quinto aspirante de la noche, esta fue nada más ni nada menos que la joven linarense BELÉN VEGA.

En una crónica anterior manifesté el hecho de saber ligar el cante con el cumplimiento de los compromisos, pues ambos hacen al artista. Lo sigo manteniendo, pero en lo referente a cantar,…BELEN canta. Y canta mucho. Con estilo, sensibilidad armonía y belleza en sus cante y como no en su persona. Aunque tenga que aprender a cumplir sus compromisos. Más que nada, para que a esta joven y ya gran cantaora no se le cierren puertas. Sería una lástima perder esa “Joya” linarense.

Comenzó con cante por Solea. Si el léxico castellano es válido para nuestras expresiones lingüísticas, solo cabe decir: SOBERBIA. PERFECTA EN TODO. Continuó su participación con cantes por Tarantas, y como si de una subasta se tratase decir “Hay quien dé más” porque no lo hay, fue una clara aspirante a la Cabria de Plata. No desfallezcas y sigue así. Tú sabes cantar. Terminó con cantes por Granainas y Medias Granainas. Bien, para qué repetir. Por qué cansaros. Más de lo mismo. SOBERBIA.

Como siempre, dejo para el final de estas crónicas a los guitarristas, y no porque sean los últimos, es que se merecen párrafo aparte por su grandeza. En esta ocasión, al margen de los guitarristas oficiales, que estuvieron como siempre magníficos, pudimos ver y oír a JOSE Mª ORTIZ que acompañó magistralmente al cantaor JOSÉ LÓPEZ, y a ANTONIO MIGUEL que acompañó a DOMINGO HERRERIAS, estos estuvieron, para mi gusto perfectos en su acompañamiento. JUANJO GUTIÉRREZ “EL CALAO”, acompañó a FRANCISCO OCÓN y JUAN BALLESTEROS a JOSÉ LARA y a BELÉN. Como siempre, Maestros.

Y nada más, una vez repasado las grabaciones que he obtenido y analizado en profundidad los cantes, hablaré de mis preferencias, pero dejando siempre claro, que es la opinión de un espectador, pues será el Jurado, por su capacidad y entrega, junto a su más que probada honestidad y conocimientos de hechos, los que evalúen y decidan. Otra cosa sería impropia y sería inmiscuirse en campos ajenos. Mi opinión la emitiré siempre en libertad y como aficionado, y siempre bajo mi prisma. El de este humilde aprendiz de flamenco.

¡Viva Linares y su Taranta!

Belén Vega Rus