La actuación no fue ante un público multitudinario. El escenario no era el de un gran teatro con lámparas doradas rematando el patio de butacas. Tampoco acudieron al evento grandes personalidades, ni hubo un refinado catering en el ambigú. Pacolmo Teatro ofreció en la mañana del pasado sábado en nuestra ciudad, su espectáculo Bagabun-dos. Una obra con la que los dos payasos, Paco Pacolmo y Toni Pocotauto, volvían a Linares para demostrar que todavía quedan “artistas verdaderos” capaces de alegrar la mañana y hacer felices por unos minutos a niños y mayores. El escenario era sencillo, un simple rincón de la plaza de Andalucía en la barriada Girón. El público era gente del barrio, vecinos desde sus balcones y algún despistado que acudía a ver quienes eran esos que hacían ruido bajo los soportales. El resultado: Una mañana de carcajadas permanentes que a buen seguro hizo olvidar a muchos los malos momentos de crisis que la gente está pasando en esta barriada linarense.