Centenares de personas acompañaron en el día de ayer a la “Cruz de las JMJ” en su recorrido por las calles y enclaves de la ciudad de Linares. Representantes de distintas entidades y numerosos alumnos de colegios religiosos de la ciudad avanzaban junto a la cruz a la vez que representaban coreografías ensayadas para el momento. Cabe destacar que entre el público asistente se encontraban personas de todas las edades.

Uno de los traslados más numerosos fue el que acompañó a la cruz hasta el Santuario de la Virgen de Linarejos atravesando el Paseo. Siendo este el último templo visitado antes de la salida del símbolo cristiano hacia la cercana ciudad de Andújar.

Esta es la cruz que Juan Pablo II regaló a los jóvenes en una de las Jornadas Mundiales de la Juventud. La cruz está recorriendo todo el mundo con ocasión de las jornadas, como un llamamiento a la movilización de los jóvenes.