Linares no pudo presenciar en la tarde de ayer la estación de penitencia de la Hermandad de las Siete Palabras, ya que el colectivo decidió no salir a la calle pese a que lucía el sol y apenas había nubes en el cielo. Un supuesto riesgo de lluvia a lo largo de la tarde, advertido por la Junta de Gobierno de la Hermandad, ha sido la causa de no estacionar en este Miércoles Santo 2011. Una decisión que ha sorprendido a todos los ciudadanos que esperaban la salida de las Siete Palabras en las inmediaciones de las cocheras de San José, ya que en ese momento no había signos aparentes de posibles precipitaciones.

A las seis de la tarde estaba prevista la salida de la Hermandad de las Siete Palabras, Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Consolación. Sin embargo, el hecho de que no se apreciara a ningún penitente de la cofradía incluso media hora después de la hora de salida prevista ya hacía sospechar a algunos linarenses de que algo no iba bien. Efectivamente, a las siete menos veinte aproximadamente, la Banda de Cornetas y Tambores del Rosario abandonaba la calle Santa María Rosa Molas, puesto que desde las Siete Palabras se les advirtió de que no se realizaría la estación de penitencia. Al presenciar la escena del abandono de los músicos, las personas allí concentradas comenzaban a rumorear sobre la posible salida o no de “Los Estudiantes”, algo que, finalmente, no se llevó a cabo.

Una vez confirmada la noticia no se daba crédito a la decisión, ya que en ese momento lucía el sol y no había excesiva nubosidad en el cielo. Desde la Hermandad, sin embargo, se apuntaba que existía riesgo de lluvia para el resto de la tarde-noche, de ahí que se decidiera no realizar la estación de penitencia. Finalmente, las precipitaciones no han aparecido por Linares y la Hermandad de las Siete Palabras ha perdido la oportunidad de lucir al nuevo Cristo de la Buena Muerte por las calles de la ciudad en la presente Semana Santa.

Pese a no hacer la estación de penitencia, gran cantidad de personas han podido presenciar la nueva talla de esta cofradía, gracias a que se han abierto las puertas de las cocheras de la parroquia de San José, que albergaban los dos pasos.

Cristo de la Buena Muerte - Foto: Toni Díaz