Los objetivos principales que persigue el Grupo Popular son la creación de empleo a través de la promoción de la industria en Linares, valiéndose de los profesionales que salen de los propios centros de formación del municipio linarense y su comarca. “Linares es una ciudad industrial, dado que ésta es la formación que se imparte, y no comercial como se pretende”, justificaba Antonio Martínez, quien piensa que debería haber una escuela de hostelería, así como de técnicas comerciales y de marketing, si se quiere hacer de esta una ciudad basada en el sector servicios. De hecho, una de las medidas de los populares es revitalizar el sector turístico y hostelero como alternativa complementaria de empleo y desarrollo local.

Entre las propuestas para generar empleo se encuentran la exención y reducción de impuestos, como el IBI o el ICIO, y la facilitación de suelo para empresas de nueva creación durante los primeros cinco años y la cesión de micro-créditos orientados a proyectos de autoempleo promovidos, principalmente, por jóvenes y mujeres. “El empresario que pone en juego su dinero no viene a perderlo, hay que darle todas las facilidades estudiando previamente su viabilidad”, explicaba Martínez a los empresarios.

Además, los populares proponen un plan estratégico de reconversión de la industria local. Para ello plantean la creación de una Oficina de Empleo “transparente” en la que todas las ofertas de trabajo salgan a concurso público y la creación de un Parque Industrial de la Madera en la Estación Linares-Baeza, entre otras.

Muchas de sus propuestas van dirigidas a jóvenes y a discapacitados. Entre ellas están las facilidades a empresas con plantillas compuestas en un 25% por menores de 30 años con contrato indefinido, especialmente PYMES; el impulso de la creación de un Parque Industrial de Integración, donde se implanten empresas cuyos trabajadores, al menos en el 80%, sean discapacitados; la aprobación de un Plan Local de Promoción de la Formación y Empleo de las Personas con Discapacidad así como la promoción de autoempleo.

Según Martínez, la influencia del sector agrícola en el PIB de Linares ha llegado al 75% y, lamenta, “nunca ha habido una concejalía de agricultura”. Por ello, proponen la creación de un parque empresarial agrícola; la implementación de cursos de formación destinados al agricultor, así como agricultura ecológica y conducción de maquinaria agrícola; jornadas para favorecer la creación y promoción de la explotación del olivar, recursos, y comercialización y la mejora de los caminos rurales.

Por otro lado, del Grupo Popular destaca su plan de pagos y de concesión de licencias “eficiente”. El `Plan 30´, que consiste en el pago a proveedores en menos de 30 días y la concesión de licencias de actividad en el mismo plazo de tiempo.

“No vamos a llevar grandes obras que no podamos ejecutar, vamos a igualar los ingresos a los gastos y a arreglar lo que más urge y que de verdad importa. Ya vendrán tiempos mejores”, aseguraba el dirigente popular ante el pleno de la Cámara de Comercio. Apuestan además por una nueva Oficina de Fomento, “con personal cualificado que salga a buscar empresas y no vuelva hasta que no tenga una cartera de inversores que quiera instalarse aquí”. Sin embargo, el popular no apuesta por el Plan Linares Futuro, porque, a su juicio, “no tienen nada que ver con el trabajo que se desempeña en Santana, y así no van a aprovechar a los profesionales de la planta”. “Ya hemos visto lo que pasó con Delphi. Me encantaría creérmelo, pero no lo veo, por las formas, por el contexto y por quien lo pone sobre la mesa”, apuntaba el portavoz local del PP.

Campus y Puerto Seco

Al igual que ocurre con el Plan para el que fuera el parque industrial de Santana, Martínez no confía en el proyecto que Concepción Gutiérrez presentó en 2007 para el Puerto Seco. “Es un proyecto que si se lleva a cabo no va a ser negativo, pero es algo muy a largo plazo”, y es que para el candidato popular a la alcaldía, “éste es el problema de hacer obras faraónicas. No es una mentira, pero si se cumple será dentro de muchos años”.

En cuanto al Campus Científico-Tecnológico, para Martínez, quien se opone rotundamente a la venta de las escuelas de Peritos, “no hay que vender nada para hacer un aulario”. La idea del Grupo Popular es la de instalar toda la unidad de gestión administrativa del Ayuntamiento en los dos edificios de Peritos, ya que el Consistorio Municipal lleva diez años en obras de rehabilitación.