Somos muchos los linarenses que cuando llega el fin de semana, buscamos un hueco para escaparnos a caminar por la montaña. Nuestra ciudad tiene el privilegio de tener a tiro de piedra fantásticas montañas que albergan recorridos senderistas que se encuentran entre los más hermosos del sur de la península. Tenemos muy cerca Sierra Mágina, Sierra Morena, la desconocida Sierra Sur de Jaén y por supuesto la gran SIERRA, el gran sistema montañoso que forman las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

La “Ruta del Borosa“, es sin duda el recorrido senderista más conocido y transitado del Parque Natural de las Sierras de Cazorla Segura y las Villas. El itinerario más habitual para recorrerlo comienza en la piscifactoría, y recorre el curso del río Borosa hasta la laguna de Valdeazores. Es una caminata larga pero extremadamente gratificante por todo lo que la Sierra nos ofrece durante nuestro transcurrir. Este río es la frontera geográfica entre las sierras de Cazorla y Segura.

Salto de agua ocasional cerca de la Central Eléctrica.

Para llegar hasta el punto de inicio partiendo desde Linares, debemos ir hasta Cazorla. Una vez en esta localidad buscaremos la carretera de la sierra, pasaremos el Puerto de las Palomas y Arroyofrío hasta llegar al Centro de Interpretación de la Torre del Vinagre, ahí giraremos a la derecha para llegar hasta el aparcamiento de la Piscifactoría, donde dejaremos nuestro vehículo.

Pasarela de la Cerrada de Elías.

Comenzamos la caminata cruzando el río Borosa por un puente, seguimos su curso -río arriba- por una amplia pista. El primer punto singular que encontramos es la desembacadura del Arroyo de las Truchas. Más arriba, tomamos una senda que se desvía por nuestra derecha y nos lleva hasta la Cerrada de Elías, un bello encañonamiento del río que salvamos gracias a unas pasarelas herederas de la antigua senda de pescadores.

Una de las pozas que forma el Borosa (Foto: Ivan Flores)

Siguiendo la senda volvemos a la anterior pista, la cual no abandonaremos hasta que muere a los pies de la Central Eléctrica. Desde este punto todo el recorrido es de nuevo por senda, comenzamos a ganar altura a la vez que nuestro corazón se acelera por dos motivos muy distintos, el esfuerzo por superar el desnivel y la sensación de descubrir un paisaje impresionante. Ocasionalmente, en especial después de fuertes lluvias, podremos encontrar un gran salto de agua que se derrama por las verticales paredes del Picón del Haza. Se suceden los saltos de agua que contrastan con los tranquilos remansos de las pozas.

Salto de los Órganos. (Foto: Ivan Flores)

Llegamos a otro punto clave de la ruta, el Salto de los Órganos, una alta caída de agua que debe su nombre al ruido que hacían los troncos de madera cuando se transportaban por el río en los tiempos de mayor explotación forestal de estas sierras. Seguimos ganando altura y nos encontramos con una de las sorpresas del día, debemos cruzar unos singulares túneles que horadan la montaña a la vez que nos acercan hasta la primera de las lagunas -ambas realmente son embalses-, la de Aguas Negras.

Embalse de Aguas Negras.

Cruzamos la presa y bordeamos la laguna hasta alcanzar un estrecho carril. Lo seguimos hasta llegar a la segunda laguna, la de Valdeazores. Junto a la presa encontramos un pequeño mirador que nos permitirá observar la animada fauna de la laguna.

Laguna de Valdeazores

Este es el punto final de nuestra excursión, un buen lugar para reponer fuerzas para la larga caminata de vuelta hasta nuestro vehículo. El regreso lo haremos por el mismo camino que nos ha traído hasta aquí.

datos técnicos

Distancia a recorrer: 23 kms.
Tiempo: 7 horas
Desnivel: 603 m.
Notas importantes: Aunque es muy transitada, se trata de una ruta dura por la distancia a recorrer. Si vas a hacer esta ruta senderista recuerda que debes dejar la montaña tan limpia como la encontraste, no olvides una bolsa para devolver a casa los desperdicios.

fotos

vídeo