Si hace unas semanas decíamos en este diario digital que el controvertido monumento de la parte superior de la Plaza del Ayuntamiento –El Litoespacio– mostraba un aspecto lamentable. Hoy mostramos unas fotografías del fantástico lavado de cara que se la ha dado. Una muestra de que con voluntad estos ataques a nuestro patrimonio pueden ser minimizados. Ahora solo falta que los impresentables que se dedican a hacer estos destrozos recapaciten y se comporten con un mínimo de civismo. La sociedad linarense se lo agradecerá, es una lástima tener que gastar dinero para estas cosas en estos tiempos de crisis.

El Litoespacio ahora

El Litoespacio hace unas semanas