Portada Categorías Cultura Más allá de la vida

Más allá de la vida

por -
0

Muy dispares son las críticas que había escuchado, opiniones también diferentes, y cargado de prejuicios fui a verla. La última película de Clint Eastwood, “Más allá de la vida”. Para empezar, me resultó amena, sí, dinámica, a pesar del engañoso ritmo lento que parece va a tener; se pasaron las dos horas de proyección en un suspiro, por la intensidad del argumento, por la magnífica interpretación de sus actores, por los adecuados, sin abusos, efectos especiales y, como no, por esa manera magistral que tiene Eastwood de enlazar historias, en este caso cargadas de afectividad, repletas de emociones (mi compañera lloró más de una vez y no por sensiblería precisamente). Magia, la película tiene magia, independientemente de que el espectador sea o no creyente, confíe o no en una vida espiritual más allá de la muerte. A mi entender se trata de una película exquisita cuyo único punto débil es lo previsible, inevitable por otro lado, del final, que no voy a desvelar aquí, y entre sus muchas virtudes, además de las ya citadas, destacaría una más, la sutil forma de enviar mensajes subliminales del director; valga como ejemplo la escena en la que a uno de los protagonistas, un niño, la maestra le hace quitar la gorra que lleva puesta en clase mientras una chica musulmana, con velo en la cabeza, observa escéptica y algo extrañada el episodio. Así, podría citar una docena más de detalles. Un pequeño detalle más, la música es también del director. Es una película recomendada para todo el mundo, pero, sobre todo para aquellas personas con una buena dosis de sensibilidad.

Más allá de la vida.

Ad_contrarium

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso