Nicolás López Díaz, nos ha remitido esta carta:

Ahora sale el Comité de Empresa de Gestamp Linares para la foto

Buenas noticias a medias las que reflejaba este miércoles un conocido diario provincial, en su sección de Linares, sobre la vuelta de trabajadores de Gestamp Linares. Situación que se presumía cuando la empresa liberase a una treintena de plantilla fija y terminase con la bolsa de horas creada. Pero lo que deja mucho que desear es la comparecencia del Presidente del Comité de Empresa, Emilio González, después del poco estilo de este personaje. Ni un solo día ha tardado este personaje del Comité de Empresa, después de la reunión mantenida con los trabajadores de Gestamp Linares, para salir a la palestra para la foto del día, para decir que se va ha recuperar a una quincena de la plantilla que voluntariamente habían elegido entre bolsa y trabajar en a otra planta del grupo, sin
hacer referencia a la treintena de trabajadoresque se han quedado en la cuneta. Ahora sale, no en julio para comunicar a la prensa lo sucedido, también la prensa en ese momento dejó mucho que desear , este personaje junto con sus camaradas que finiquitaron el asunto en menos de un mes, porque llegaban las vacaciones, tendrían que fijarse un poco en el
Comité de Tafisa, Faescom y otros Comités. Y luego, el día de la Huelga General se ponen en la misma puerta de la empresa a recriminar a los trabajadores. Valiente,valiente… Fijaros en los demás Comités apoyando desde su primer momento a los trabajadores, con todas sus consecuencias, que tarda dos meses, como si son diez, no escondiéndose como lo hicieron, que ni si quiera estuvieron con los trabajadores a la hora de comunicarles personalmente su situación, porque la palabra “voluntarios” la utiliza
muy facilmente este hombre, por llamarlo de alguna manera, si no que se lo pregunten a los afectados. La foto está echada, seguramente más de un trabajador recortará el periódico para guardarlo, o no, pero… y la ilusión de salir en el periódico para dar noticias buenas en estos tiempos de crisis, para malas ya hay muchas.