Agentes de la Policía Nacional adscritos al Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Linares, han detenido a un hombre que portaba por la ciudad una escopeta de cañones recortados lista para abrir fuego.

Los investigadores habían recibido varias informaciones sobre una persona que, supuestamente, se “paseaba” por la ciudad con una escopeta con los cañones recortados y recogida en el cinturón del pantalón. Ante tales informaciones y dada la peligrosidad para la ciudadanía que supone la existencia de un arma de fuego por la calles de la ciudad, los agentes establecieron diferentes vigilancias con el fin de detectar al  mencionado individuo, siendo localizado en una conocida barriada de la ciudad. Se trataba un hombre de 38 años de edad que portaba la referida arma y que, al detectar la presencia policial, se dio a la fuga a bordo de un patinete eléctrico hasta que finalmente fue interceptado.

Los agentes le intervinieron una escopeta del calibre 410 que había sido manipulada recortando los cañones y su culata. Del mismo modo, se le requisaron 11 cartuchos del mencionado calibre, encontrándose preparada para abrir fuego al tener dos cartuchos en cada una de las recámaras.