La Unidad de Hematología del Hospital ‘San Agustín’ de Linares inició una semana antes de la declaración del estado de alarma la gestión del área de consultas, recomendando telefónicamente a los pacientes citados en los meses de marzo, abril y mayo no acudir a la consulta. Todos los pacientes, más de 300, citados entre el 16 de marzo y el 22 de junio, están siendo atendidos telemáticamente, resolviendo sus dudas y siendo informados de los resultados de pruebas analíticas (realizadas en los centros de salud). En los casos necesarios se ha ajustado el tratamiento mediante receta electrónica y se le ha indicado la siguiente cita.

La actividad en Hematología ha sido considerada como esencial por parte del Gobierno Central y la Junta de Andalucía. Los pacientes hematológicos son especialmente susceptibles y frágiles frente la infección por COVID-19, combinándose en muchos de ellos patologías neoplásicas, enfermedades crónicas, tratamientos inmunosupresores y edad avanzada. Por ello, la Unidad de Hematología del Hospital ‘San Agustín’ de Linares ha priorizado su protección frente a la infección intentando mantener la calidad de la atención prestada.

A los pacientes se les ha facilitado también varios números de teléfono del servicio, para poder contactar directamente con los hematólogos durante la pandemia y resolver así sus posibles dudas. De este modo también se colabora con Atención Primaria, disminuyendo la demanda de estos pacientes a sus médicos de familia.

Esta colaboración con los especialistas en medicina familiar también se ha potenciado en el control de los tratamientos anticoagulantes y la resolución de dudas de forma telefónica, tratando de disminuir la necesidad de derivaciones al hospital.

En el caso de los pacientes con patologías hematológicas de tipo neoplásico (linfomas, mielomas, leucemias), asistidos en el hospital de día y sometidos a tratamientos de quimioterapia, la situación es especialmente delicada. Estos pacientes requieren valoración cada pocos días en el hospital y se trata de pacientes especialmente vulnerables a la infección. Por ello, se han extremado las medidas de protección en área de tratamientos, asistiendo en lugares diferentes a los pacientes con fiebre o síntomas sugerentes de infección, y se ha intentado realizar los controles analíticos en los centros de salud informando de los resultados telefónicamente.

Aquellos pacientes que requieren tratamientos de dispensación hospitalaria, se han podido beneficiar de la iniciativa de la Unidad de Farmacia junto con el personal responsable de la red de ambulacias, que han conseguido gestionar el reparto de la medicación pautada por Hematología a los centros de salud de todas las poblaciones del área sanitaria.

Así, la profesionalidad y la colaboración entre el personal de Hematología, que incluye enfermeros, auxiliares, administrativos, celadores, técnicos de laboratorio y hematólogos, está permitiendo mantener una asistencia con garantías de calidad y seguridad durante esta crisis sanitaria.