Portada Categorías Opinión Bitácora de a bordo IV

Bitácora de a bordo IV

Antigua Central Eléctrica en Linares

18/03/7017
Capitán Abdala por viaje en el tiempo al año 2017 informando al Consejo de Naciones Libres.
Seguimos analizando cuestiones de nuestros ancestros en el ámbito estatal.

9. Poseen un sistema educativo muy primitivo. Dejan demasiado al azar los aprendizajes de los estudiandos. Para empezar, la educación no es permanente. Concluye a los 18 o a los 25 años. (Obligatoria sólo hasta los 16, no cómo aquí, hasta que mueres) Es paradójico comprobar como estos chicos que reciben una formación muy buena y especializada, luego o no encuentran empleo, o para ello tienen que abandonar sus pueblos, ciudades, incluso país.
Las familias piensan que la educación de sus hijos debe estar únicamente en manos de las escuelas e institutos, criticando a veces, y no apoyando, las decisiones de los educadores. Criticando incluso a los gobiernos por la pésima educación que reciben sus vástagos. En todo caso, el maestro siempre tiene la culpa de todo. No advierten el poder educativo de Internet ni de la Tv.

La educación no está consensuada, en cada pequeña comunidad autónoma es diferente, como otras cosas que aquí son comunes (sanidad, leyes, seguridad, etc.)

Pero, lo más triste es comprobar como el tipo de educación depende del grupo político o económico que ejerce el poder. Así, cada poco cambian la ley educativa, en función de los intereses del poder. Creemos que para desarrollar adeptos. En cualquier caso, para crear educandos que no se cuestionen la validez del sistema educativo ni del político. Por fortuna para algunos, como intentan hacerlo de forma tan tosca, los gobernantes no consiguen su objetivo.

Hemos observado que pierden mucho tiempo en cuestiones menores, se empeñan en discutir continuamente lo que llaman religión (adoración a ídolos o a un supuesto ser inmaterial superior), si debe formar parte o no del currículum, perdiendo otros conocimientos esenciales para la evolución del individuo. Hay quien piensa que esas disciplinas religiosas deberían enseñarse en horarios alternativos a la escuela, en sus llamadas iglesias, o en los hogares, y no dejarlas en manos de los profesionales de la educación. Estos individuos, en minoría, son vistos como seres extraños, o de otras galaxias.
También pierden mucho tiempo y esfuerzo en dilucidar si la educación debe ser pública o concertada. En ambos casos, parecen ignorar que están pagadas con fondos públicos, es, otra vez, la enseñanza ideológica y religiosa la que subyace a esta cuestión.
De cualquier manera, hemos observado que la educación, cuando les funciona es gracias a personas y no tanto a sistemas educativos o ideológicos. Hemos encontrado buenos y comprometidos enseñantes en todos los ámbitos. Por desgracia, también otros penosos. Estos últimos, precisamente, son producto del propio sistema educativo que, a parte de carecer de lo que aquí priorizamos y llamamos educación emocional, obvia si el maestro/a o profesor/a posee vocación o es meramente coyuntural el empleo obtenido.
Todos estos descubrimientos tienen validez tanto para el llamado funcionario como para el profesional de escuela concertada.
Cómo dije, los padres piensan que la educación de sus hijos debe ser exclusiva de la escuela, que ellos no tienen ninguna responsabilidad sobre la misma. Y luego, ante el fracaso de sus hijos, al único que culpan es al maestro. Olvidan que las escuelas están para enseñar principalmente y que, aunque también educan, la mayor responsabilidad educativa es la de los padres.
Paradójicamente, los padres tienen mucho poder de decisión en las escuelas, aunque no siempre lo ejercen, muchos ni siquiera lo saben. Otros, por contra lo ejercen solo para criticar y los más listos, para ideologizarla desde ópticas políticas a las que pertenecen.

Otra rareza hemos hallado en sus enseñanzas superiores y universitarias: No existe una previsión de puestos de trabajo necesarios en la sociedad a la hora de elegir estudios. Así, limitan el número de futuros médicos sabiendo que se necesitarán muchos más en breve porque políticamente, los gobernantes no están dispuestos a gastar los fondos recogidos, con los impuestos de todos los que trabajan, en sanidad, al menos tantos como harían falta para que todos tuvieran una asistencia satisfactoria y una calidad de vida aceptable y, sin embargo, llenan sus escuelas de magisterio de futuros maestros/as a sabiendas de que el 80% de ellos, jamás podrán ejercer la profesión, al menos en su propio país, pues la natalidad se está reduciendo significativamente.
Son bastante precarios en ideas sociales nuestros primitivos ancestros.

Recogemos otras características esenciales de su “educación”:
-Se basa en una clara diferenciación sexual, con estereotipos y modelos muy definidos entre niños y niñas, sin tener en cuenta las características personales y emocionales de cada persona (muñecas, detergentes, cosmética, etc. para las niñas, balones, coches, aventuras, etc. para los niños) haciéndose muy visible en anuncios publucitarios en Tv. e Internet.
– No se educan para ser padres, ni para tener pareja, ni para considerar que los bienes urbanos son de todos y no de los gobernantes.
– No se educa para tomar conciencia, ni social ni ecológica.
– Se educa para valorar a quién consigue más bienes, sin importar la manera en como los obtiene, y no para valorar al que más es o se esfuerza (Esto es común en todo el planeta)
Y un largo etc.
Anexo III: El teniente Pérez hizo tan buenas amistades que nos vemos obligados a solicitar su reingreso en la misión, para no levantar sospechas, una vez haya sido desintoxicado de su adicción a las chacinas y a ciertas sustancias embriagadoras.

1 Comentario

  1. Mi muy reconocido y desconocido Capitán Abdala, Comandante de la nave interestelar de las Naciones Libres de su Año 7017:
    1º) No conozco su calendario y me gustaría saber cuál es su base.
    2º) Comenzando por el final, me alegro de su solicitud de regreso a nuestra era del Teniente Alfred Pérez, una vez curado de su dependencia etílica, que aquí los que nos llamamos humanos, damos por una cosa normal. Pero eso sí, cuando regrese el referido Teniente, dice Nemesio el Rojo, que él lo va a vigilar para que tome solamente birras sin alcohol y que de tapa puede pedir un poquito de jalufo con unas rodajillas con tomate y aceite de oliva, que según este abuelo, eso no engorda.
    Pero eso sí, dígale al Teniente, que se traiga todos sus ahorros, porque Nemesio va a dar buena cuenta de ellos con sus tintorros de gorra.
    3º) Y de la enseñanza, que no educación, que quiere que le diga. Pues que estamos en la auténtica mediocridad y sufriendo sus imposiciones, con tantas leyes como las de muchos ministros, que sólo han pretendido hacer su pirámide para la posteridad.
    Parrillosky. Anno Domini de 2017

    0

    1
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso