Querido Obispo y hermano en Cristo, D. Ramón del  Hoyo:

Esta carta abierta, que firmo con nombre y apellidos, me han rogado que la haga los despedidos del Asilo de Linares. Contiene dos aspectos.

Uno, la información que me han proporcionado, como en veces anteriores los propios despedidos en cuanto al asunto de Asilo, con los que me siento plenamente identificado ante la injusticia que han sufrido.  El otro aspecto, son mis reflexiones personales que en otra carta anterior le hice, pero de las que no he obtenido respuesta de su parte.

Han resultado interesantes sus declaraciones públicas en los medios de comunicación. Aunque Vd. debería decir verdades completas  y no solo contarlas a medias, porque estas verdades a medias, pueden hacer tanto daño como la mentira. A saber, dicen los despedidos:

1º) Usted ha comentado que los fines del Patronato Asilo de Ancianos de Linares, es acoger a los ancianos más necesitados de la Ciudad de Linares. Pues curiosamente, ahí la mayoría de los residentes pagan unas cantidades considerables de dinero, demasiado para las prestaciones que ofrece la residencia. Aunque residentes con pagas muy pequeñas, los hay, pero son muy pocos.

2ª) También debería usted aclarar que la asociación de religiosas que llama “Ecce Ancilla” (que significa “He quí la esclava del Señor”) que son las actuales ´religiosas´ que regentan el Asilo son las mismas Vírgenes Consagradas (que Vd rebautizó)

Llegaron en 2012 bajo el nombre de LUMEN DEI (por cierto, organización disuelta por el Vaticano ) y con quienes empezaron todos los problemas acaecidos en los últimos años y por ello nos extraña  que sin dejar de ser una excelente obra social  de la Caja Rural, esta entidad haya concedido 100.000 euros cada año al obispado y a las mismas mujeres que tan mal gestionan el Asilo.

3ª) Dice usted que oye comentarios de que se han llevado el dinero y que no es cierto. Entonces ¿nos podría usted decir donde están los 545.527,65 euros que fue lo que dejaron las antiguas responsables (Hermanas Mercedarias de la Caridad) durante sus más de 130 años de estancia en  el Asilo? Por cierto la cantidad antes citada, viene reflejada en las cartas de despido de los trabajadores y  Vd. dice que  las cuentas, están a disposición de quien las requiera, me dicen los propios trabajadores/as y según le he visto afirmar estos días pasados en un video de” Linares 28”

4º) Siempre menciona usted a los despedidos diciendo que se preocupa y se interesa por ellos cuando en ningún momento usted se interesó en saber las circunstancias económicas y personales de cada trabajador despedido,  siendo usted el máximo responsable por su permisividad ante tal injusticia en ese momento. Y no tuvo usted en cuenta la antigüedad de los despedidos que era de entre 10 y 25 años.

5º) Cuando usted dice que las cuentas están a disposición de la Ciudad de Linares nuestra pregunta es:  ¿Cualquier linarense, puede verlas acompañado de un experto en economía o notario?

Y esta Sr. Obispo, es mi opinión personal:

 Vd. habla del deseo de los Marqueses de Linares, de Caridad para con los ancianos empobrecidos. Pero respetando por supuesto la decisión de los Marqueses respecto al Hospital y Asilo… ¿no le parece que esto ya es un arcaico deseo histórico, y que no debería existir éste Asilo en 2016? Sobre todo, cuando existen Residencias Geriátricas, gestionadas por los distintos Gobiernos Autonómicos, para que pasen estos ancianos (con todo su personal asistencial) a ellas y así y cambiar definitivamente la palabra “Caridad”  por una auténtica Solidaridad y Justicia Social para con ellos. El  Geriátrico de Linares depende del Gobierno Andaluz. En 1983 albergaba casi 500 ancianos y hoy tan sólo unos 250. Esta bajada ha sido causada quizá por la crisis económica.

Pero está visto que siguen sobrándonos  nuestros mayores a esta sociedad tan avanzada en lo técnico pero tan involucionada en humanidad y moralidad.

¿Por qué no centra el Obispado sus esfuerzos en dialogar, argumentar y reivindicar ante la Junta, para que esa Caridad, se convierta en Humanidad y derechos sociales para con nuestros mayores,  introduciéndolos en el citado u otro Geriátrico? El Cristianismo es la defensa del pobre en todos los sentidos, incluido el político. La propia Iglesia llama al poder político, “poder temporal” y la Iglesia lo ejerce… ¿no señor Obispo?

Cada vez más, crece el nº de cristianos adultos en la Fe, que somos capaces de analizar las decisiones de Vds. como Pastores; Pastores que tendrían que tener el oído abierto hacia las necesidades de su rebaño.

 La Razón, la Fe y la Esperanza, gracias a Dios, es lo que me mueve a seguir en el seno de la Iglesia, por el testimonio, vida y ejemplo de Jesús de Nazaret. Lo que le argumento es Evangelio, sólo Evangelio. Sólo con Jesús cobra sentido la palabra Evangelio.

Soy consciente de que los cristianos como yo, que hemos descubierto y potenciado nuestra Fe en pequeñas comunidades cristianas parroquiales, y que esa Fe nos lleva a implicarnos con el mundo, con la sociedad, con el débil que sufre, hasta en política comprometida, no estamos bien vistos por la mayoría Jerárquica de la Iglesia Católica, porque nos ven como los “Pepitos Grillo” de esta nuestra Iglesia.

Cuando el Dogma y las imposiciones se enfrentan al Amor, siempre sale perdiendo el Amor.

Vd. sabe que la Fe sin obras, es una Fe muerta. A muchos se les llena la boca de “Caridad Cristiana”, apartando los problemas de su lado, dejando de  ser “com-pasivos” con quienes más sufren. Y Vd. sabe también que la palabra compasión no es sinónima de “Lástima por el que sufre” Sino que significa, ayudar, estar y sufrir al lado de quien sufre, haciendo propios los sufrimientos del otro. Y el ejemplo, comienza por cada uno de nosotros. Vea al Papa Francisco, viviendo en una residencia para religiosos. Un Papa sin duda, no querido por parte de muchos de sus obispos, cardenales y sacerdotes, porque con sus actos los cuestiona… “por sus obras los conoceréis”.

Esta carta, sólo tiene el objeto, respetuoso objeto, de invitarle a reflexionar sobre su actitud, para con este caso del Asilo de Linares. Y esto se lo dice alguien como yo, que sólo se considera un pobre aprendiz de Cristiano, que desea que su Iglesia sea la auténtica voz del Nazareno y del Evangelio. El Papa Francisco, este martes pasado en la homilía de la misa celebrada en la Casa Santa Marta dijo:

“La religión cristiana es una religión concreta, que actúa haciendo el bien, no es una «religión de palabrería», hecha de hipocresía y de vanidad”(sic)

PD: Esta carta, se la enviaré certificada con acuse de recibo a su Palacio Episcopal.

Así mismo haremos todo lo posible porque esta carta llegue a manos del Papa Francisco.