Portada Página abierta El negocio de la deuda

El negocio de la deuda

Casi desde el mismo momento que comenzamos a hablar de crisis, escuchamos la palabra deuda. Una deuda que ha sido el principal motivo para que el gobierno ponga en marcha unos recortes salvajes. Parece que debemos recaudar dinero para pagarla. Pero ¿de quién es esa deuda y quien la debe pagar? ¿cuál es la causa del endeudamiento? ¿son los recortes la solución?

Las distintas asambleas del 15M, como el 15M de Linares, han debatido y profundizado estas cuestiones, apoyando la iniciativa por una Auditoría Ciudadana de la Deuda, que analiza las causas reales, aquellas que obvian los telediarios mientras nos infunden terror a base de Prima de Riesgo.

Los datos hablan por sí solos, la deuda pública constituye únicamente un 16% de la deuda total. Del 84% restante, un 21% corresponde a las familias, un 32% a los bancos y entidades financieras y un 31% a las empresas, especialmente del sector de la construcción.  Es decir, la deuda es indiscutiblemente privada. Sin embargo, podemos recordar cómo en septiembre del año 2011 los dos partidos mayoritarios realizaron una reforma exprés de la Constitución, hasta ahora intocable, para dar prioridad absoluta al pago de la deuda en el artículo 135. ¿De dónde sacará el Estado el dinero para “rescatar” al sector privado tras haber asumido su deuda? de la reducción de lo público, es decir, de los recortes sociales. En los últimos presupuestos del Estado hemos podido comprobar cómo ni siquiera todas las partidas destinadas a las principales prestaciones sociales se acercan a la cantidad destinada al pago de la deuda.  De esta manera los bancos pueden dedicarse a especular tranquilamente. En caso de quiebra pagaremos sus deudas con nuestros impuestos, a costa de bienestar social y  derechos, mientras sus directivos se aseguran cantidades ingentes en concepto de indemnización. La banca nunca pierde, la ciudadanía la sostiene bajo la insistencia de no dejar que vaya a la quiebra. ¿Por qué no? ¿acaso debemos salvar bancos a costa de personas? ¿acaso no constituyen empresas privadas que nada tienen que ver con el bienestar público, sino con el lucro de una minoría?

Nuestro afán por rescatar bancos nos obliga a pedir ayudas, otro gran negocio.  Los Estados no pueden pedir financiación directamente al Banco Central Europeo, por ello éste lo presta a los bancos al 1% y los bancos a los Estados a un interés mayor  (4% o más). Además, el dinero prestado no se utiliza para acabar con la alta tasa de desempleo, garantizar una sanidad y educación públicas de calidad, acabar con los desahucios, etc., sino para el pago de la deuda, es decir, se genera deuda para pagar deuda. Y también sus intereses, que aumentan cuanto mayores dificultades económicas atraviese el país, definidos por unas agencias de Calificación privadas según el criterio que mejor les convenga. El negocio de la deuda es tal que incluso da lugar a que el mercado financiero especule con ella, por ejemplo a través de los seguros de impago.

La deuda supone prácticamente la “compra” de un país. Los políticos dejan de tener capacidad de decisión y deben someterse a las decisiones de la troika (BCE, FMI y CE), que establecen unas recomendaciones de obligado cumplimiento, como son las políticas de austeridad y privatización y dan paso a un neoliberalismo devastador, causante primero de la crisis. Todo para salvaguardar los intereses de las grandes fortunas, las grandes multinacionales y de los países que salieron beneficiados al establecer la zona euro, como Alemania.

Hasta ahora, con todos los recortes sufridos no hemos pagado ni una parte de los intereses de la deuda, que siguen aumentando. Porque sencillamente, la deuda es impagable. Podemos aprender de hechos históricos como la deuda externa de los países del sur. Además sabemos qué pasa con los países que intentan pagarla a toda costa, pongamos como ejemplo Grecia. Y también hay algún ejemplo de otros países que dicen no al pago de la deuda, como Islandia, cuya población logró paralizarlo a través de un referéndum vinculante, consiguiendo una notable mejora en su situación de crisis. En todo caso, corresponde a la ciudadanía decidir si gran parte de esta deuda es ilegítima y si quiere o no destinar sus impuestos al pago de la misma.

Los datos de este artículo han sido extraídos de http://auditoriaciudadana.net/

Podrán encontrar más información en http://15mlinares.blogspot.com

Julia Cañero Ruiz

Foto articulo deuda

comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Buffer this page

3 Comentarios

  1. El pasado hay que hacer añicos legión esclava en pie a vencer el mundo va a cambiar de base los nada de hoy todo han de ser.
    Agrupémonos todos en la lucha final el genero humano es la Internacional.
    Estrofas de La Internacional muy en consonancia de los momentos que hoy vivimos y que hoy como ayer, enseña pautas de compromiso y esperanza.

    0

    0
    • Lo que se debe tarde o temprano, se paga. cada español debe 20.000 euros y tú dirás: ¿de qué? entre las más cercanas a nuestro linares, las pensiones de santaneros que se jubilaron con 55 años y que ahora se han jubilado con 52 años y del tren inacabado de santana a vadollano (cientos de millones a la basura) y así ampliado ésto a España durante ls 8 años de nuestro querido ZP.

      0

      0
  2. Cuando comenzó la crisis no se hablaba de deuda, mis amnesicos amigos del 15M. Se hablaba de 400 euros, de dilapidar el dinero con el plan E… y así fue, pero no leo una sola palabra de reproche. Algunos se han instalado en el pais de Alicia en las maravillas y se niegan a salir de él. ¿con disparates como estos pensáis ganar la confianza de los ciudadanos?. En este país el politico que no es corrupto es beodo, esa es nuestra desgracia.

    0

    0
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso