Sí, Sr. ministro de deseducación, váyase ya, porque le ha salido un mihura que lidiar y que matar y ni sabe utilizar la muleta (toreo en corto) ni tiene valor para ejercer la suerte suprema (matar el morlaco) El toreo en largo, con el capote, se le ha dado más o menos bien porque no arriesgaba, pero cuando ha tenido que arrimarse, ha salido mal parado. Ya políticamente está desahuciado hasta por los de su propio partido y es que no se puede ir de prepotente sabelotodo.

Resulta cuanto menos curiosa su trayectoria política, desde la Izquierda Democrática pasando por UCD para recalar en el PP. Hombre de Dios, pare ya de catar caldos, porque si sigue así lo vemos acabando en la extrema derecha.

No seré yo quien critique a los chavales que no quisieron darle la mano en la entrega de diplomas, porque un saludo, sea dar la mano o algo parecido, hay que merecerlo. Con esa actitud los chavales fueron consecuentes con lo que pensaban y sinceramente, yo no vi manejo político alguno, pues los jóvenes sabían perfectamente lo que hacían. A lo sumo, no fueron políticamente correctos. Y ya estamos hartos de sinvergüenzas que se comportan de una forma políticamente correcta.

Crudo se lo han puesto los rectores de universidad, cuando han manifestado que si no se bajaba la nota de corte para aspirar una beca, las propias universidades las subirían.

Se va a quedar con su ley más sólo que mindolo por muchas variadas y cuestiones. El primer error fue la expresión “españolizar” Cataluña. El segundo ha sido centrar el tema de esta Ley en la asignatura de religión y evaluarla para hacer la media de la nota y claro los socialistas han puesto el acento en este hecho, porque se lo ha puesto a güevo. Pero también es cierto que la religión es optativa entre tres asignaturas a elegir relacionadas con valores de civismo y convivencia, y estas tres optativas cuentan en la media. El tercer gran error el célebre 6,5…. Y el cuarto, su altanería y su andar sobrado.

En cuanto a la religión el asunto es que la ciudadanía no la quiere en las escuelas públicas porque nuestra Carta Magna entonces se convierte en papel mojado y son igual de culpables los socialistas, que no tuvieron redaños para mandar el Concordato con la “Santa Sede” lo más lejos posible. Hay que ver el poder de la Jerarquía de la Iglesia.

Mientras, el cardenal Rouco, nombrando exorcistas en su diócesis ante la creciente demanda de los fieles madrileños. Pues ya que le pilla cerca, y utilizando su influencia como ministro, que le mande un exorcista para exorcizar su ministerio… a lo mejor le vale. Eso sí, antes que su partido le dé el piro…y es que no cae Vd. bien ni a su propia gente.

Pero Sr. ministro, no sólo es Vd. con sus asesores quien tiene un serio problema con sus leyes educativas, tranquilícese. Independientemente del contenido de esa Ley, desde 1970 con la Ley Villar Palasí, ningún gobierno ha logrado consensuarla con la oposición. La aprobada en el segundo gobierno de Aznar fue abolida en cuanto Zapatero fue elegido presidente. Ni siquiera hubo tiempo para que se llegara a aplicar. No sólo es Vd. culpable, hay muchos más. Y es que desde el Lazarillo de Tormes, no hemos cambiado en nada.

Nuevos libros de texto que las familias tendrán que pagar sin poder hacerlo, para negocio de las editoriales. Todos quieren hacerse su pirámide a medida en vida.

Dice escuchar las críticas que está dispuesto a aceptar; y modificar algunas cuestiones siempre que “no se alejen de lo esencial”. ¿Ha preguntado Vd. a las partes interesadas, a las partes sufrientes, qué es lo esencial para ellos? Posiblemente no coincidirían con el ministro. Por ejemplo, las polémicas en torno a la religión y las lenguas regionales. Con el asunto de la religión ha ocurrido como cuando hay niebla; Vd. ha utilizado la niebla social que ha producido esta asignatura para desviar la atención de cosas mucho más importantes, como el recorte de facto que ha hecho en Educación, lógicamente para ser consecuente con lo que Vd. piensa, que no es ni más ni menos que la educación y la cultura que las paguen quienes quieran acceder a ellas, igual que sanidad, servicios sociales, dependencia etc.,
Vd. en el ámbito de la cultura, representa al largo brazo del insolidario y canallesco neoliberalismo, que ha hundido al mundo entero.

José Ignacio Wert, supo Vd. desde el primer momento que tendría enfrente al PSOE, a los partidos nacionalistas y a Izquierda Unida, con alguna duda respecto a Rosa Díez, que intenta atraerse votos de los descontentos del PP y PSOE. Como sabía también de la oposición del profesorado en recortes para interinos y salario.
Yo si fuese el galleguiño, iría soltando “lastre” si quiere seguir en el aire como los globos aerostáticos. Mala elección hizo el registrador de la propiedad.

Creo muy oportuna al caso, aquella frase de Concepción Arenal, escritora española realista : “ La sociedad paga bien caro el abandono en que deja a sus hijos, como todos los padres que no educan a los suyos”.

Un “krausismo” que alcanzó su cénit con Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza. Posteriormente a esta Escuela, hemos ido dando bandazos, hasta llegar al sinsentido de la enseñanza de hoy, que no educación.