Que la crisis aprieta es algo que todos sabemos. Pero algunas personas, casi siempre las más desfavorecidas, la están sufriendo más que otras. Es el caso de José Tomás, un linarense residente en la barriada de Arrayanes que tuvo la desgracia de perder su trabajo  y el delito de tener firmada una hipoteca con un banco: Bankia. Sin recursos económicos tuvo que dejar de pagar el préstamo que el banco le concedió en su fecha, y la entidad financiera ha ejecutado la hipoteca de la vivienda situada en la calle Emilia Pardo Bazán de nuestra ciudad como garantía de cobro.

De ese modo en la mañana de ayer estaba previsto que agentes judiciales se presentasen en el inmueble para desalojar al afectado. A las puertas del mismo se concentraron hasta 50 personas, miembros del “Movimiento 15M” de Linares, de la “Plataforma de Afectados por la Hipoteca” y vecinos del afectado. Finalmente la visita de los agentes del juzgado no se produjo. “Al menos hemos ganado tiempo”, afirmaba uno de los miembros del Movimiento 15M.