Portada Entrevistas Entrevista a Francisca Martínez Molina

Entrevista a Francisca Martínez Molina

por -
1

Francisca es Magistrada del Juzgado de lo Social nº1 de Jaén y ha ejercido como jueza en diversos juzgados y ciudades del país, como Jumilla, en Murcia, Úbeda, en nuestra provincia y Motril en la de Granada. Se considera una profesional de la judicatura y le encanta cuidar de sus dos hijos, aunque su trabajo la obligue a dedicarles menos tiempo del que quisiera. Sus aficiones son la lectura, en vacaciones lee novela y libros de ficción, el resto del año, mezclando afición con profesión, documentos que la actualizan y ponen al día en su trabajo.

- Para los profanos, ¿en qué se diferencia un Juez de un Magistrado?
Una vez aprobadas las oposiciones a Juez, los primeros destinos recaen en juzgados de primera instancia e instrucción, normalmente en poblaciones de menor número de habitantes y de litigios. Con el tiempo se asciende a Magistrado ejerciendo en partidos judiciales con poblaciones de mayor número de habitantes y con mayor numero de litigios, normalmente coincide con capitales de provincia y partidos judiciales más amplios (en Jaén solo puesto de Magistrado los hay en la capital y el deseo es que lo sea también en Linares) y de pasar de juzgado de primera instancia e instrucción podemos pasar a órganos mas especializados, juzgados de lo penal, de menores, de lo social, como es mi caso, etc. Con el tiempo puedes acceder a la Audiencia Provincial, a los Tribunales Superiores de Justicia, como el de Andalucía o cualquier otra Comunidad Autónoma, y finalmente el mayor escalafón es ser Magistrado del Tribunal Supremo.

- ¿Es difícil llegar tan joven a dónde tú en la Carrera Judicial?
Lo normal es ascender a Magistrado, después de Juez, en tres o cuatro años. Yo aprobé las oposiciones en el año 1998, tras la Escuela Judicial tomé destino en el Juzgado de Jumilla en septiembre de 1999 y como Magistrada en Motril promocioné en diciembre de 2002, y desde junio 2005 estoy en Jaén. El Consejo General del poder Judicial va convocando plazas de Magistrado, (por quedar vacantes o ser Juzgados de nueva creación) y si no se cubre por traslado, son ofrecidas a los Jueces por orden de escalafón. Una vez Magistrado con el tiempo cabe poder acceder a plaza de Magistrado en Audiencias Provinciales, Tribunales Superiores de Justica

- Desde la Judicatura, ¿existe la sensación de que la ciudadanía culpa a los jueces de muchos de los males de este país?
En parte sí, debido a la falta de informacion de cual es el trabajo que desarrollamos. Suele ocurrir que la gente sólo recae en aquellos asuntos judiciales en los que la prensa y la opinión pública se “ceba”; pero existen muchísimos asuntos que no tienen repercusión mediática y que si la tuvieran los ciudadanos cambiarían seguro su opinión sobre la Justicia. De los casi diez millones de asuntos que se resuelven anualmente, en los Juzgados y Tribunales de nuestro país sólo sesenta suelen tener repercusión mediática, mira qué porcentaje más dispar.

- Entonces, ¿por qué parece que existen dos maneras de hacer Justicia, una para los poderosos (políticos, banqueros, jueces, etc.) y otra para el ciudadano de a pie?
Bueno, no existen dos maneras de hacer Justicia, como digo, es más la repercusión que los medios de comunicación ofrecen que la realidad. La independencia judicial existe, es principio básico de todos los jueces y magistrados, aunque ahora se cuestione la misma por la llamada “politización judicial”. También ocurre que las personas corrientes no suelen conocer el 100% de un procedimiento judicial y se dejan guiar sólo por lo que la televisión, la prensa o Internet les informa. Estoy de acuerdo con el derecho a la información, pero en algunos temas puntuales procesales no se debe informar hasta que no haya ciertas resoluciones, los ciudadanos pueden creer que la Justicia es como en las películas y nada más lejos de la realidad. Se puede confundir a la opinión pública al transmitir una noticia por carecer de profesionalidad en conocimientos jurídicos, por ejemplo en la presunción de inocencia o con los mal llamados “juicios paralelos”. El cauce por el que llega la información puede desvirtuar la verdad.

- Explícanos como es posible que dos Tribunales puedan ofrecer un veredicto muy diferente sobre la misma cuestión.
No es un defecto, es una garantía para los ciudadanos. Puede que haya más de una interpretación de la ley sobre un caso concreto, la fundamentación jurídica dada puede no haber tenido en cuenta en primera instancia algún contenido que en otras instancias posteriores sí se considere importante. Pero esto, lejos de ser un problema es una ventaja del sistema judicial, es bueno que puedan recurrirse las sentencias, es una garantía de independencia en un Estado de Derecho.

- ¿Eres partidaria de la fórmula actual para elegir a los miembros de los Tribunales Constitucional y Supremo? ¿Cuál sería la manera más adecuada para ti?
En primer lugar decir que se trata de dos órganos que no están uno por encima del otro, que cada uno tiene sus funciones específicas y diferenciadas. El Tribunal Supremo es el órgano superior de todos los órganos judiciales, el Tribunal Constitucional es el intérprete supremo de la Constitución. La elección de sus miembros difiere los del Tribunal Constitucional, 12 miembros, son elegidos por nueve años de entre Magistrados, Fiscales o juristas; 4 el Congreso, 4 el Senado, 2 el Gobierno y 2 el Consejo General del Poder Judicial. El Tribunal Supremo, sus miembros pertenecen a la carrera judicial, y es el último escalafón y su nombramiento se efectúa por el Consejo General del Poder Judicial. La elección de los miembros está legalmente regulada. Lo polémico y que ha dado lugar a dispares opiniones lo es la forma de elección de los vocales del Consejo General del poder Judicial, órgano de gobierno de los jueces y que es el que participa en la elección de altos cargos dentro de la judicatura, participa en la elección de 2 miembros del T, Constitucional… en cuanto que de 20 vocales de los que se compone, 8 no son ni jueces ni magistrados y son elegidos 4 por el Congreso y 4 por el Senado, y del resto 12 que sí son Magistrados y Jueces no son elegidos directamente por los propios jueces sino que solo proponemos a 36 y es el Congreso y el Senado los que eligen 6 uno y 6 otro. De tal forma que desde un amplio sector de Magistrados, Jueces y profesionales de la justicia, se propone como más correcto que es si el Consejo General del poder Judicial el órgano de gobierno de jueces y magistrados (de uno de los tres poderes del estado), para preservar su independencia, los vocales Magistrados y Jueces debieran ser elegidos por los propios Magistrados y Jueces, y tal razonamiento parece lógico.

- ¿Está politizada la Justicia en España a niveles más básicos?
No. El acceso a ser integrante del Poder Judicial como Juez lo es a través de unas duras oposiciones de años de estudio, una vez Juez uno de los principios básicos es el de independencia judicial, y este principio lo es no solo para el Juez sino para todos los integrantes del Poder Judicial; la crítica o la polémica surge por lo que he comentado.

Y no se puede confundir a los Jueces y Magistrados con los Fiscales, cuya organización difiere aunque esté integrado en el Poder Judicial. Uno de los principios del Ministerio Fiscal es el de la dependencia jerárquica por lo que están sometidos (dentro de la legalidad) a cumplir órdenes e instrucciones del superior jerárquico, Fiscal General del Estado, que es nombrado por el Rey a propuesta del Gobierno oído el Consejo General del Poder Judicial. Los Magistrados y Jueces no recibimos instrucciones.

Cuando se habla en prensa de la politización de la justicia lo es a altos niveles, y ello no quiere decir que la justicia a la que accede el ciudadano esté politizada, aseguro que no.

- ¿Qué te parecen los Jueces llamados “mediáticos”, los que aparecen mucho en prensa y en televisión?
En cualquier profesión hay personas a las que les gustan los medios. Lo importante no es esto, sino que sean profesionales sometidos únicamente al imperio de la ley.

-¿Estás de acuerdo con la afirmación que dice que un Juez no sólo debe ser honesto, si no que también debe parecerlo?
No. Un Juez “debe” ser honesto.

- Ahora que se están viviendo momentos dramáticos con el juicio del asesinato de Marta del Castillo, el ciudadano de a pie se plantea la ineficacia policial y judicial por lo evidente del asunto. ¿Qué nos puedes decir al respecto?
No creo que podamos hablar de ineficacia. Debe siempre tenerse presente que nuestro estado de derecho es garantista, los derechos constitucionales deben respetarse para todos aunque en algunos casos es difícil poder entenderlo.

- ¿Cumplimiento íntegro de las penas?
Hay que respetar la máxima establecida en nuestro país por las leyes.

- ¿Qué piensas del fin de ETA, momento histórico que estamos viviendo?
Hemos vivido un gran paso, pero aún no hemos llegado a la meta.

- Cuéntanos la ocasión más dolorosa que has vivido en tu trabajo.
Mi momento profesional más difícil ha sido levantar el cadáver de un bebé. Marca totalmente.

- ¿Te resulta difícil averiguar en un juicio cuándo alguien está mintiendo?
Hay casos que se nota descaradamente. Pero hay otros en los que dudas y piensas si la persona habrá o no dicho la verdad. Para eso te ayudas de las pruebas que se ponderan para después sacar conclusiones.

- ¿Y en la vida normal?
En la vida normal soy bastante ingenua y no pienso mal de nadie; todavía creo que “to el mundo es bueno”, mientras no se demuestre lo contrario, mezclando el dicho con lo profesional.

- ¿Tienen los jueces deformación profesional fuera de su trabajo?
En mi caso sí. Por ejemplo, cuando voy a comprar algo de un valor para mí considerable, como una vivienda, me complico siempre, es como si me adelantara a posibles acontecimientos negativos que he podido ver en mi trabajo, para que no ocurran.

- ¿Cómo se separa un Juez de su ideología en su trabajo?
Yo intento ser lo más objetiva posible en mi trabajo. Si tengo que aplicar una ley, aunque no me guste, la voy a aplicar. Como juez, intento que mi ideología no influya en mi trabajo. Para mí, lo primero es la Ley.

- ¿Cómo conjugas tu trabajo con ser madre de dos hijos?
Con mucho sacrificio. No me gusta desatender a mis hijos, intento darles todo el tiempo libre del que dispongo, que siempre me parece poco, claro. Y ese es mi dilema “ser una mala madre” por no poder estar todo el tiempo que quisiera con ellos o cuando están enfermos. Mis padres me ayudan mucho. Suelo levantarlos, prepararlos para el cole y luego los veo normalmente después de comer para llevarlos a actividades, intento compaginar algunas tardes con trabajar en casa cosas pendientes del juzgado, que normalmente son bastantes. Luego, está también el poder compartir más tiempo con mi marido, que por nuestros trabajos, sólo coincidimos por la tarde-noche. Al terminar el día, imagínate como estoy de cansada.

- ¿Has tenido qué renunciar a algo, antes para formarte, y ahora al desarrollar tu profesión?
Al preparar oposiciones, la palabra preferida era “No”. Me centré en ellas y renuncié a casi todo. Nada más tener mi primer destino, me quedé embarazada cosa que resultó difícil de compaginar con la profesión. He renunciado a poder hacer cursos a nivel nacional e internacional por estar con mi familia. Sé que promocionaré profesionalmente cuando mis hijos sean algo mayores y no me necesiten tanto.

- ¿Qué bondades te ha ofrecido y te ofrece, tu trabajo?
Mi trabajo es vocacional. Cuando acabé de estudiar derecho tenía claro que quería trabajar en judicatura; ni siquiera sabía lo que ganaba económicamente un juez, que dicho sea de paso no es mucho. Me gusta mi trabajo y leer sobre él y actualizarme. Ahora voy a dar varios cursos de la nueva ley de Jurisdicción Social a funcionarios, y profesionales del derecho. Me siento afortunada por trabajar en lo que me gusta.

- Háblanos de algunos lugares de Linares que son importantes para ti.
El Paseo de Linarejos y, especialmente la antigua Estación de Madrid, son muchos los buenos momentos vividos en la entonces casa de una buena amiga.

- ¿Cuáles son a tu juicio los fallos o problemas de la Justicia actual en España?
Falta de medios materiales, sobre todo informáticos de conexión, comunicaciones. Otro, en la provincia es la falta de un Palacio de Justicia donde estén centralizados todos los juzgados de la capital, esta en marcha la ciudad de la justicia en Jaén pero aún quedan bastantes años para verlo. También la carga de trabajo que soportamos Magistrados y Jueces que cada vez es mayor y la falta de formación especializada en el órgano al que acuden de los interinos que recibimos.

- ¿Cómo se podrían solventar?
Con mayores partidas presupuestarias a Justicia y coordinación entre Ministerio de Justicia y Junta de Andalucía, en lo que respecta a nuestra Comunidad, y proveer mas Juzgados lo que implica más nombramientos de Jueces en lo que afecta al Consejo General del Poder Judicial

- ¿Por las referencias que puedas tener, cómo está la Justicia en Linares y su índice de delitos?
Mi referencia es, como Magistrada de lo Social, lo que afecta fundamentalmente a trabajadores y empresas en la provincia y desgraciadamente por lo que respecta a Linares, se han cerrado muchas empresas, se ha despedido a mucha gente y se están viviendo por los linarenses unos momentos muy difíciles. Te puedo decir que han aumentado los litigios de lo Social en la provincia en un 20% aproximadamente.

- ¿Eres partidaria del Jurado Popular?
Te diré que de una parte, los ciudadanos se hacen partícipes de la dificultad de impartir justicia, y eso es bueno pero por otra al no ser juristas, por mucho que se les pueda instruir judicialmente, no tendrán profesionalidad a la hora de emitir un veredicto.

- Cuéntanos el caso en qué te hayas sentido más satisfecha al emitir un veredicto.
Son muchos, me resulta difícil destacar uno. No porque el caso sea más o menos voluminoso me siento mejor, aunque me gusta estudiar mucho aquellos que son más complejos. Suelo dormir muy tranquila porque creo que hago lo correcto cada día.

- ¿Cuál o quién es tu modelo de Juez?
El que es honesto, sabe escuchar y empatizar con la gente.

-¿Por qué has elegido Linares para vivir?
Porque aquí tengo a mis amigos y a mi familia y me gusta sentirme rodeada de los míos, compartiendo con ellos lo bueno y lo malo. Me considero muy afortunada no sólo profesionalmente, sino también porque estoy enamorada de mis hijos, de mi marido, de mi familia y de mi ciudad.

- ¿Qué pregunta no te he hecho y te hubiera gustado responder?
Acerca de mis aspiraciones profesionales, por ejemplo.

- ¿Cuáles son tus aspiraciones profesionales?
Hacer la especialización en el Orden Social, sería un gran paso para acceder al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, si es posible en Granada, siempre cerca de mi tierra.

- ¿Cómo titularías la entrevista?
Una Magistrada nacida en Linares.

Francisca Martínez Molina

Juan Francisco Rodríguez Martínez (Ad Contrarium) Estudió Psicología en la Universidad de Granada. Es Terapeuta Psicomotriz en el CDPEE “Virgen de Linarejos” (Aprompsi) de Linares. Se ha formado en Técnicas Corporales y Expresión Corporal en Centros de Formación de Madrid y en Técnicas Teatrales en la UNED. Ha impartido cursos en Andalucía de Expresión Dramática, Expresión Corporal, Inteligencia Emocional y Educación Especial. Ha sido ponente en Jornadas y Encuentros relacionados con estos temas. Ha sido premiado en diversos concursos literarios locales, provinciales y nacionales de relato y poesía. Es autor teatral y dirige el Grupo de Teatro del Centro de Adultos “Paulo Freire” de Linares. También dirige el Grupo de Teatro del CDPEE “Virgen de Linarejos" con alumnado con discapacidad intelectual. Colaborador habitual en la publicación local “La Voz de Linares”, dependiente del Diario Jaén y en el diario digital Linares28.es

1 Comentario

Deja un comentario

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso